Agencia Prensa Rural

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Entrevista a Pablo Taricco
El Canal Vive: una iniciativa de comunicación alternativa y comunitaria
El canal estatal venezolano que rompe con la tradición mediática y monopólica de la TV privada.
Andrés Gil Gutiérrez / Miércoles 1ro de noviembre de 2006
 

Pablo Taricco es un militante social de nacionalidad argentina, que hace parte del equipo de periodistas que ayuda a desarrollar el proceso del Noticiero del Sur en el canal estatal venezolano Vive TV. Romper con el monopolio del espacio radioeléctrico cuyo 90% está en manos de los canales privados; hacer de la comunicación alternativa una construcción dinámica y permanente, edificándose el mensaje desde las transformaciones sociales, políticas, culturales y económicas que pueblo y estado lideran en la refundación patriótica de la nación venezolana, son las preocupaciones estratégicas de la revolución bolivariana que dan origen en noviembre del año 2003 a Vive TV.

Pablo, en un lenguaje que expresa con franqueza sus ideas políticas, nos recuerda en una amena conversación y con la convicción del militante y luchador social, que la utopía nos hace caminar, que el internacionalismo es la más nítida expresión de solidaridad e intercambio fraterno de los pueblos y fundamentalmente que la comunicación alternativa se constituye en un instrumento para romper con las cadenas opresoras y alienantes de la manipulación mediática, consustancial a los intereses del capital.

Andrés Gil (AG), Prensa Rural: Pablo, tu nacionalidad es argentina, ¿como es que haces parte del canal Vive?

Pablo Taricco (PT), Canal Vive: Estoy junto con otros compañeros en Vive, desarrollando el proceso de Noticiero del Sur. Era un proyecto que el canal tenía hace ya un tiempo, y tiene dentro de su filosofía la necesidad de contar con compañeros internacionalistas por muchos motivos, porque es importante tejer alianzas con el resto de países latinoamericanos y con el resto del mundo, obviamente, además porque este es un canal escuela.

Muchos de nosotros, diría gran parte de la planta del canal, no tenia una experiencia en televisión, al menos fuerte. La gran mayoría no la teníamos, entonces eso de ser un canal escuela lo que busca básicamente es traer gente de afuera, que la experiencia de Vive, la experiencia de comunicación alternativa y comunitaria que Venezuela tiene, pueda de alguna manera multiplicarse en otros países. Yo estoy aquí ahora, luego me voy, vienen otros compañeros de afuera y la experiencia que nos llevamos y el mensaje que nos llevamos fortalece a Vive y fortalece todo el proceso de comunicación alternativo y popular en el continente. Dentro de lo que es específicamente el trabajo, permite que el canal tenga alianzas con organizaciones sociales que es el objetivo de América Latina toda, por eso nosotros llegamos al canal con el proyecto Noticiero del Sur, buscando fortalecer las alianzas del canal Vive con las organizaciones sociales del continente, porque el proceso Noticiero del Sur es justamente eso, un noticiero semanal de formato documental.

Nosotros no tratamos las noticias como eventos, como se suele tratar en los noticieros que tú ves que tienen una nota de moda, otra de asesinatos, una de deportes y otra de cualquier cosa, digamos como si simplemente fueran eventos y no tuvieran otro tipo de repercusión. Lo que nosotros intentamos hacer es tratar noticias en el sentido de realidades sociales y por eso lo importante es que lo producen las mismas organizaciones sociales, entonces es un noticiero para las organizaciones sociales, hecho por las organizaciones sociales y Vive lo que brinda es la plataforma comunicacional que permite que esos mensajes se amplifiquen.

Nosotros recibimos siempre material de alguna organización campesina brasileña o de una sindical paraguaya o de una federación de estudiantes colombianos, si juntamos esos materiales dentro de un mismo programa, lo pasamos por Vive y asimismo los copiamos en DVD o en otro formato y lo repartimos. De esa manera nosotros logramos facilitar la comunicación entre las organizaciones y facilita también el aprendizaje y la conexión entre estas. Tú recibes en Colombia materiales que tienen las experiencias de los campesinos del Brasil, del sindicato de Paraguay, de los estudiantes colombianos, entonces tú dices: esta gente en este país que hace esto que es parecido a lo que nosotros hacemos, necesitamos aprender cómo ellos resolvieron este punto o este asunto, bueno en el programa viene su correo, su teléfono, quiénes son, cómo comunicarte con ellos, esto es un mecanismo que nosotros planteamos que permite de alguna manera fortalecer la experiencia política, la experiencia de trabajo social que las organizaciones hacen, es un poco el concepto del programa Noticiero del Sur, ir tejiendo redes de organizaciones sociales que permitan más temprano que tarde tener una agenda de información internacional del campo popular que nos permita saltar de una agenda mediática impuesta por el capital, a una agenda de las organizaciones sociales que fortalezca el crecimiento de la resistencia en América Latina.

- ¿Como es la experiencia y cual ha sido el acumulado desarrollado en el canal Vive, por el proceso del Noticiero del Sur?

- El programa tiene ya 44 capítulos, que representan en concreto, la difusión de 132 experiencias de distintas organizaciones sociales, porque en cada programa se difunden tres experiencias.

Cualitativamente esto qué significa: lo puedo decir desde mi experiencia personal, yo antes de empezar a hacer el noticiero tenía una noción vaga de la política latinoamericana en cuanto a organizaciones sociales, hoy podría decir realmente que el programa me ha servido como un elemento de formación política muy importante, en el sentido de que ahora yo puedo reconocer quiénes son las organizaciones sociales en cada país, cuáles son sus luchas, cómo se conectan con luchas de otras organizaciones sociales, y en ese sentido cómo está más o menos la realidad social en el continente. Yo creo que este conocimiento que uno puede ir adquiriendo de esta manera, mediante este programa, pero también mediante páginas web o a través de las distintas maneras de comunicarse que existen o que se están desarrollando, es lo que puede fortalecer realmente las luchas locales y su conexión con otras luchas, sobre todo va fortaleciendo esto de la conciencia de la Patria Grande desde las organizaciones sociales, por decirlo así.

Ahora es importante destacar que estos materiales que produce el Noticiero del Sur, y en general todos los materiales de Vive, son de circulación libre, esto quiere decir que tú puedes agarrar un bloque de programas o unas imágenes de programa, recortar y meterlas en tu propio documental o usarlas para lo que tú quieras, sin problemas, no tienes que pagar ningún tipo de derechos, nada de lo que se reproduzca o sea emitido por Vive paga derechos, en ese sentido también permite, que las organizaciones sociales adquieran material para producir nuevo material y producir nuevos mensajes de las organizaciones sociales para las organizaciones sociales, creo que este es uno de los puntos mas importantes.

- El canal Vive plantea en su filosofía la construcción de una nueva estética que evidencie al sujeto social. ¿Cómo se desarrolla este principio?

- Nosotros hablamos de liberar el mensaje de las formas del capital, de las técnicas del capital. Esto de alguna manera quiere decir que en la propia producción del material, del mensaje, va su condicionante, en el sentido en que la misma técnica define la perspectiva con la cual se está trabajando. ¿Por qué se dice esto? Si tú eres un profesional de la televisión, un profesional de las noticias, que estás formado de cierta manera y esta formación, esta tradición que tú traes contigo y que tú cargas, va a condicionar la manera que tú trabajes y, sobre todo, la manera en que produzcas ese mensaje.

La historia de la comunicación y principalmente en los últimos, tal vez, 50 años, muestra una forma de concebir la comunicación, la información y los mensajes. Esta tiende de todas las maneras posibles a privilegiar lo superficial, lo espectacular y lo llamativo, pero en el sentido más obsceno y vulgar de estos conceptos. Entonces cuando planteamos liberar el mensaje, decimos que es posible lograr otra técnica y otro tipo de saber con relación a la producción de este, que tiene que ver no tanto con ser un director de cine o un productor de lo más eficiente y de lo más aprendido, académico en el sentido mas tradicional del término, sino que es preferible y es importante que la producción de los mensajes las realicen aquellos que son sujetos sociales y políticos del campo popular.

Indudablemente, vamos a ver que son notorias las diferencias entre la producción de un noticiero clásico, con sus productores y periodistas clásicos, y producir un noticiero como el nuestro. Va a haber diferencias estéticas, diferencias en la edición, en la narración, que muchos podrán catalogar como deficiencias, pero nosotros no creemos que esto sean deficiencias, creemos que eso es una manera de fortalecer el nuevo tipo y la nueva manera de producir mensaje. Podemos tener errores, muchas veces decimos: el audio no se escucha tan bien, la imagen está un poco quemada, a la narración le falta tal vez un poquito de claridad para entenderse, pero nosotros privilegiamos que los sectores populares sean siempre los que produzcan los contenidos, así aparezcan errores. Por eso cuando hablamos de liberar el mensaje, lo que hablamos es de alguna manera de potenciar la producción de estos nuevos mensajes con sus formas nuevas y con la experiencia que tenemos que ir acumulando, a fin de desarrollar en algún momento, que va a ser pronto, evidentemente, a fin de poder darle forma a ese nuevo tipo de hacer comunicación que se está creando continuamente.

Es importante no homogeneizar las visiones, todas esas maneras de contar, no someterlas a un mismo esquema, que es lo que el capital de alguna manera hace y de esa forma lo que logra es neutralizar el mensaje. La prédica capitalista es que hay una sola manera de producir y una sola manera de entender, y todo mundo tiene que meterse dentro de ese esquema y justamente esto lo que hace es aprisionar el mensaje y no permitir que comunique las cuestiones profundas de nivel político, digamos una dimensión, política, histórica, social, humana, esa es la diferencia sustancial que nosotros señalamos y a partir de esta, construimos la comunicación alternativa.

- Desde la perspectiva de militante social y de latinoamericano, ¿qué opinas de la experiencia que construye la revolución bolivariana en Venezuela y cuál puede ser su aporte al continente?

- Este es un momento de elecciones, un momento bastante particular, y en ese sentido las cosas están ocurriendo mucho en función de las elecciones. Esto tal vez hace que algunas cosas no se vean con toda su claridad, porque evidentemente si hay algo de interesante es que dentro de toda la multiplicidad de organizaciones y partidos que hay en Venezuela que están acompañando a la revolución, es muy interesante el tema de la unidad y el tema de alineamiento con un objetivo común. Esto es algo que en muchos países debería aprenderse, tal vez en Argentina (que es mi país, que yo conozco más), también debería aprenderse. Es muy difícil a veces para las fuerzas de izquierda coordinar acciones, es muy difícil dejar de echarse culpas, dejar un poco de lado la política meramente académica y pasar al plano de la acción que es donde realmente hay que consensuar, donde hay que generar unidad, generar fortaleza que te permita luchar contra un enemigo que ha demostrado ser fuerte, como lo es el capitalismo en general y como lo son las burguesías y las oligarquías nacionales, que han demostrado en los últimos 50 años la fortaleza que tienen. Yo creo que eso es algo importante que hay que observar de Venezuela.

La revolución esta en proceso, lo dicen todos, no solamente Chávez, lo dicen las organizaciones sociales, que creo que es lo más importante, vamos rumbo al socialismo y vamos a un socialismo que es el socialismo del siglo 21. ¡O inventamos o erramos! Es una de las luchas que esta revolución tiene.

¿Que si la revolución bolivariana es un símbolo? Sí, es un símbolo, ahora no es solamente un símbolo, esta es importante porque la situación suramericana actual es de alguna manera una luz, yo no quiero decir una vanguardia, porque me parece que esto nos lleva a otras discusiones, pero sí es muy importante para las organizaciones sociales la figura de Chávez, por un lado, porque siempre es importante un líder, una esperanza, como un hombre o mujer en el que se materialicen los deseos, los objetivos, los sueños, las proyecciones, las utopías, alguien que las esté movilizando.

Es importante la figura de Chávez porque evidentemente, a mi manera de verlo, es la única persona que puede condensar en él tanta multiplicidad, decodificar en él tantos mensajes y sentimientos que la sociedad tiene. El presidente Chávez tiene una sensibilidad muy particular que no todos los hombres tienen y eso no significa que sea necesariamente un caudillo. Yo creo que las organizaciones sociales y en general todos los sectores entienden que hoy por hoy Chávez es el único que puede canalizar todas estas fuerzas, creo que también todas entienden que el presidente es uno de los motores de la revolución, pero el motor real de la revolución es el pueblo bolivariano, no es Chávez, y el día que no esté él, la revolución no se va a acabar, esto es una fantochada que siempre el liberalismo quiere hacernos creer.

Cuando existe un líder carismático que representa fuerzas progresistas, enseguida viene la figura del caudillo, pero no dicen por ejemplo, que Uribe es un caudillo, o Bush o tal vez Berlusconi. De ellos dicen que son estadistas, excelentes gerentes, gestores y administradores, pero cuando aparece una figura representativa y que moviliza al pueblo, este es un caudillo, un tirano. Entonces hay que dejar un poco la hipocresía con esto, siempre en cualquier proceso social hay personas importantes, pero lo que hacen evidentemente es condensar la fuerza política que este proceso lleva y creo que Chávez es hoy esta persona en Venezuela y de alguna manera en América Latina, junto con Evo Morales, Fidel Castro y otros personajes que están en otro rango que no representan exactamente la misma idea, pero de alguna manera están configurando un continente que se está parando en otro lugar, y eso para el pueblo excluido y marginado es positivo. Tiene sus debilidades. Colombia es una debilidad en el continente en términos de gobierno, es una ficha que está puesta en otro tablero, a favor de los intereses del imperio. Perú es también una, Ecuador está en proceso de cambio.

- Bueno, nos queda desearte éxitos, lo mismo que a los compañeros del Noticiero del Sur, y trabajar por fortalecer las relaciones del canal Vive con las experiencias de comunicación alternativa colombianas, que hoy luchan por generar iniciativas y espacios para que los excluidos tengamos voz, y para que nuestra realidad no sucumba ante la impunidad sellada por la complicidad de los medios de comunicación, sometidos en nuestro país como en el mundo entero, al capitalismo.

- Bueno nos queda a nosotros también, invitar a las organizaciones sociales colombianas y latinoamericanas a que participen en el Noticiero del Sur, a que nos pidan el noticiero, a que generen comunicación desde su propia experiencia de trabajo, que estemos en contacto, que logremos esa agenda popular de información y que aprendamos todos de todos.