Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Fotos
Catatumbo resiste (Primera Entrega)
Oficina de prensa de Marcha Patriótica / Domingo 16 de junio de 2013
 

El martes 11 de junio fue presentada como noticia de importancia nacional hechos de “desorden” protagonizados por campesinos en Tibú (Norte de Santander). Noticias Caracol presentaba el siguiente titular : “Campesinos atacan Alcaldía, Fiscalía y casa del mandatario de Tibú”, desarrollando la noticia como si este fuera un suceso aislado y vandálico.

Al mismo tiempo se conocía, difundido por cadenas y medios alternativos de comunicación, un documento de la Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT) que advertía: “Crisis humanitaria e incumplimiento del gobierno genera movilizaciones cívico-agrarias en la región del Catatumbo”, donde dan voz a una comunidad cansada de sentir correr el tiempo sin lograr ser escuchados.

¿Por qué las cadenas privadas de información excluyen la voz de quienes son protagonistas? ¿Por qué se centran en las consecuencias antes que en las causas que las originan?

Con estas preguntas, que ya son lugares comunes, decidimos vencer el limite de la pantalla para entablar un diálogo directo con quienes se nos muestran como “vándalos”.

Primera Parada

Nuestra llegada a Cúcuta, a pesar del impase que significan 32 grados en comparación con los no más de 20 de Bogotá, fue memorable. En la casa que sirve de sede a ASCAMCAT y otras organizaciones campesinas se nos esperaba con entusiasmo y una esperanza de que “esta vez se pueda contar la historia de los históricamente excluidos”

Elizabeth Pabón, lidereza campesina, nos permitió una entrevista a pesar de la desilusión por el incumplimiento, “una vez más”, del Ministerio de Agricultura con quienes se había pactado una reunión ayer viernes. Con su celular sonando cada minuto a causa de los enfrentamientos causados por el intento de desalojo en el lugar conocido como La Cuatro jurisdicción del Municipio de Tibú. Estamos reclamando una mejor calidad de vida, nos comentó, “llevamos años pidiendo soluciones alternativas a los cultivos ilícitos. No creemos que la única solución sea la erradicación ya que esto sólo genera más pobreza, nuestra propuesta ha sido la implementación de la Zona de Reserva Campesina en el Municipio de Tibú”

“En el Catatumbo hay multinacionales dedicadas al saqueo de nuestros recursos, y son a esas empresas a quienes el Estado defiende … cuando el campesino pide, se le tilda de guerrillero y narcotraficante y por eso se nos ataca como lo han hecho”

“Nuestras exigencias se mantienen intactas, el martes éramos 100, hoy somos 3.000, mañana se seguirán sumando, estamos esperando delegaciones de todos los municipios del Catatumbo – Tibú, El Tarra, Convención, Ocaña, Sardinata, Teorama y San Calisto) Ver pliego de exigencias.

Camino acompañado

Al medio día nos encaminamos desde la capital nortesantandereana al municipio de Tibú. Partimos con múltiples rumores sobre la situación en el lugar conocido como La Cuatro. Heridos, capturados e incluso asesinados estaban dentro de las versiones que de lado a lado se pronunciaban.

Una carretera larga y plana testigo de la implementación de monocultivos que pintan de palma el paisaje, una carretera testigo de la alta militarización de sus curvas (contamos 15 tanquetas de guerra en un trayecto de 4 horas) y de los tubos que pisan su recorrido, los mismos que contienen el líquido negro que es usura de las multinacionales.

La Cuatro

Por lo menos cien campesinos salieron a nuestro encuentro en La Cuatro (corregimiento del Municipio de Tibú). Sus rostros destellaban picardía. Llovieron múltiples relatos de lo acontecido desde las 6am cuando el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), en compañía del Ejército y la Policía Anti narcóticos, intentaron desalojar por la fuerza a los manifestantes.

Holmer Pérez, miembro de ASCAMCAT, nos contó el acontecer del día de hoy sábado, ya con la noche cerca y con un inminente aguacero que caería pocos minutos después de la entrevista.

Después de una breve contextualización acerca de la cantidad de días y de campesinos que participan de esta actividad de resistencia, pasó a narrarnos en primera persona lo que vivió con la arremetida que comenzó esta mañana a las 6:30 cuando apenas despuntaba la luz del sol y los campesinos se encontraban en su mayoría descansando:

“La gente estaba tranquila porque los mandatarios con los que nos habíamos reunido dijeron que no nos iban a tacar, porque ellos no atacaban la población civil”

Otra situación que preocupa, es que el Escuadrón Antidisturbios no estaba sólo, llegaron acompañados por la Policía Anti narcóticos y el Ejército Nacional, haciendo de ésta, la jornada de confrontación más dura de estos cinco días de resistencia.

“Atacaron con gases lacrimógenos, balas de acero, metralla y bombas aturdidoras y la Policía Anti narcóticos disparó aterrorizando a la población campesina...en este momento tenemos dos muchachos heridos y uno con una seria afección respiratoria por la inhalación del gas.”

Holmer quiso enviar un mensaje al pueblo colombiano para contrarrestar la dañina especulación de los grandes medios que los acusan de atentar contra la población civil.

“Cuando el pueblo se organiza, cuando reclama sus derechos, el gobiernos estigmatiza y trata de ponernos como lo peor... aquí no hay vandalismo, nosotros no hemos quemado casas y eso tiene que quedar muy claro; aquí está el pueblo organizado luchando por lo que por años se nos ha sido negado....se nos han incumplido muchos acuerdos , como la constitución de la Zona de Reserva Campesina, la puesta en marcha de los proyectos productivos y la sustitución progresiva de los cultivos ilícitos.”

Cae la noche, las fogatas se encienden, aparecen chinchorros colgados de árbol a árbol, en puertas y vigas improvisadas. Con la tensión que produce saberse en lucha nos retiramos a descansar-