Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Campesinos del Catatumbo piden hablar con Santos
La Opinión / Viernes 26 de julio de 2013
 

Una delegación de congresistas colombianos y líderes sindicales de Irlanda, Reino Unido y Canadá, estuvieron ayer en el sector de La Aduana, a las afueras de Tibú, donde se concentra la movilización campesina del Catatumbo, desde hace 46 días.

En ese marco, la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) le pidió una audiencia al presidente Juan Manuel Santos para que reciba hoy, en Cúcuta, a una delegación de labriegos que participa en la protesta.

Ellos expondrán la propuesta de “distensionar” el bloqueo en la carretera Cúcuta-Tibú, día por medio, de 7 de la mañana a 2 de la tarde, permitiendo la entrada de caravanas alimentarias, comerciales y humanitarias.

A cambio, le solicitarán a Santos que el Gobierno “reinicie las conversaciones con un equipo competente” en cada uno de los temas, “con el compromiso de alcanzar acuerdos en la primera semana de conversaciones”, según el comunicado dado a conocer ayer por Ascamcat.

“Si se alcanzan en una semana acuerdos en los cinco mínimos propuestos por los campesinos, se producirá el desbloqueo de la vía y el retorno a la normalidad”, se lee en la declaración dirigida por los labriegos del Catatumbo al jefe de Estado.

Añadió el documento que de ahí en adelante el resto de exigencias se negociará en una comisión bilateral con un cronograma que tenga como meta solucionar “la emergencia económica, social y humanitaria”.

Pero si las partes no llegan a acuerdos, “en los cinco mínimos, en ua semana”, el campesinado que protesta aseguró que mantendrá la distensión de la carretera día por medio, hasta la firma de los entendimientos.

Ascamcat planteó una comisión de seguimiento y de garantes, compuesta por el presidente del Congreso de la República, Juan Fernando Cristo; Todd Howland, representante de la ONU en Colombia, el defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora y la Comisión de Paz del Congreso.

Comisión en Tibú

Los congresistas que estuvieron ayer en La Aduana informaron que están haciéndole acompañamiento al proceso y buscando puentes para que el Gobierno reanude los diálogos con los campesinos y se dé una salida pacífica a la crisis que vive la región y que afecta a los habitantes de Tibú por el cierre de la vía.

Uno de los anuncios que hicieron es que el próximo 5 de agosto la Comisión Séptima del Senado sesionará en Tibú “para conocer de manera directa el problema del Catatumbo y ayudar a buscar soluciones”.

Los legisladores que dialogaron ayer con los manifestantes fueron los representantes a la Cámara, Iván Cepeda y Ángela María Robledo, y la senadora Gloria Inés Ramírez, presidenta de la Comisión de Paz del Congreso.

“Venimos como parlamentarios a exigirle al Gobierno que sea serio, que siente en la mesa de negociación a personas que conozcan la problemática de la zona y que vengan en condición de diálogo. Un conflicto social tiene que resolverse con diálogo, no puede arreglarse con estrategias policivas y militares”, notificó Robledo.

La senadora Ramírez le solicitó al presidente de la República, Juan Manuel Santos, que así como mañana (hoy) viene a Cúcuta a inaugurar unas obras, también abra las puertas del diálogo a los alcaldes del Catatumbo para resolver la crisis.

“No es por la vía de la militarización como se arreglan los conflictos en este país. No queremos más muertos de los campesinos ni de la fuerza pública, queremos que se den garantías para tener vida digna en esta región”, recalcó Robledo.

Sobre la declaratoria de la Zona de Reserva Campesina (ZRC) que piden los campesinos, dijo que es un espacio para proteger la tierra y para que estos tengan una vida más digna.

“Las ZRC no son, como las han llamado, teatros de guerra”, puntualizó.

El representante Cepeda invitó al presidente Santos a visitar el Catatumbo para que reciba a los campesinos “y de una manera franca y directa solucione el problema”.

Aseguró que la movilización campesina tiene voluntad de levantar el bloqueo, siempre y cuando se den respuestas concretas, claras y creíbles.

“El presidente dijo el 20 de julio que se la quiere jugar por la paz de este país, nosotros le queremos decir que para que se la juegue por la paz se la tiene que jugar por los campesinos del Catatumbo”, expresó.

La delegación llegó a La Aduana por vía terrestre desde Cúcuta, situación que sirvió para que se diera cuenta del pésimo estado de la carretera que une a Tibú con Cúcuta y de las condiciones de los puentes que hay sobre la vía.

“Uno no entiende cómo una región tan rica, que le ha aportado tanto al país, sea una región que no tenga siquiera los puentes necesarios y en buen estado para que estos campesinos puedan mercadear”, dijo Ramírez.

Solidaridad internacional

Doce delegados de diferentes sindicatos extranjeros se hicieron presentes en La Aduana para expresar la solidaridad con la movilización campesina del Catatumbo.

Mariela Cona, directora de Justicia por Colombia, ONG británica, dijo que a pesar de la recomendación del Gobierno Nacional para que no hicieran presencia en la zona, “vinimos como una muestra de solidaridad a los campesinos del Catatumbo y para que cesen los señalamientos en contra de los dirigentes de la movilización”.

Jorge García, representante del sindicato transatlántico, sostuvo que “llegamos motivados por la discusión de la paz. El Catatumbo está demostrando si la paz es posible o no”.