Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Declaración final del Primer Encuentro de la Asociación Campesina del Catatumbo
En medio de la violencia, ¡haremos reflorecer el Catatumbo!
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Domingo 15 de octubre de 2006
 

El Primer Encuentro de la Asociación Campesina del Catatumbo, realizado del 13 al 15 de octubre de 2006, en el corregimiento de San Pablo, Teorama, Norte de Santander, fue un espacio que nos permitió reencontrarnos a 410 campesinos, delegados y representantes de 37 comunidades, pertenecientes a los municipios de Convención, Teorama, El Tarra y Tibú, comunidades que desde el 29 de mayo de 1999 fuimos víctimas del terror paramilitar, con la connivencia u omisión de las Fuerzas Militares y la Policía, y que hoy hemos decidido salir del miedo para ser participes de la construcción de un nuevo Catatumbo.

Como catatumberos, víctimas e inmersos en la guerra que consume al país, nos sumamos a los clamores nacionales que piden por el intercambio humanitario de retenidos políticos y prisioneros de guerra, como un primer paso que permita confianza y acercamiento entre las partes, y nos lleve a alcanzar una solución política negociada de la guerra interna en que se encuentra nuestro país, guerra en la cual hemos sido los campesinos las principales víctimas.

Rechazamos la militarización del Catatumbo, ya que esta trajo consigo el aumento de las violaciones a los derechos humanos y de las infracciones al derecho internacional humanitario, representadas principalmente en la estigmatización del campesinado, las detenciones masivas y arbitrarias, los bloqueos alimenticios, así como los asesinatos que después son presentados como “positivos” por la Brigada 30 y la Brigada Móvil No. 15 del ejército. Prueba de lo anterior son las detenciones hechas en El Tarra, La Gabarra y La Trinidad, y el homicidio del joven campesino Luis Angarita en El Limón (Teorama). A las Fuerzas Militares les decimos: “El campesino no ve en el soldado a su enemigo. Entonces, soldados: no vean en los campesinos a su enemigo”.

Vemos que las propuestas para la sustitución de los cultivos de coca no se encuentran en los proyectos de la palma aceitera y el cacao, ya que es cambiar un monocultivo por otro. Rechazamos tajantemente las fumigaciones y la propuesta de “familias guardabosques”, ya que consideramos que para solucionar la problemática de los llamados “cultivos ilícitos” se debe implementar una propuesta de desarrollo regional que permita al campesinado alcanzar la vida en condiciones dignas. Por eso, ni la palma ni la construcción de la vía Tibú – La Mata, son la solución. Ésta pasa por una reformulación y verdadera implementación del plan de desarrollo para la región del Catatumbo, propuesta que se llegó a formular mediante el sacrificio de muchos campesinos en las marchas de 1996 y 1998, y que el gobierno nunca cumplió.

Los campesinos del Catatumbo rechazamos la negociación entre el gobierno y los paramilitares de las AUC, porque esta fue concebida y se realizó con el objetivo de “devolverle el favor” a los paras y limpiarlos de cualquier responsabilidad jurídico-legal. Para los asesinos de los campesinos, la ley de “justicia y paz” no reconoce los patrones internacionales ni el derecho que tenemos las victimas a la verdad, la justicia y la reparación integral. Así mismo, rechazamos el proyecto de ley conocido como “Estatuto de Desarrollo Rural”, porque consideramos que no se adapta a las necesidades del campesinado colombiano, y por el contrario facilita la captación de tierras a favor del proyecto latifundista narcoparamilitar.

Hoy los hombres y mujeres del Catatumbo hemos visto necesario que la lucha por el reflorecer del Catatumbo la demos juntos hombres y mujeres, en igualdad de condiciones, valorando y resaltando lo que ha sido la entereza y fortaleza de la mujer campesina catatumbera, a quien le ha tocado muchas veces, debido a la guerra, sacar adelante hogares, hijos y familias. Igualmente, consideramos necesario el construir una juventud que se afiance en el territorio y mantenga viva la cultura y los valores de los catatumberos.

Como los paramilitares se encargaron de truncar la construcción de un nuevo Catatumbo, se hace necesaria la formación de nuevos líderes campesinos, por lo cual el encuentro ha decidido trabajar en la proyección de escuelas de formación de líderes, que nos permitan formar a los hombres, mujeres y jóvenes que construirán ese nuevo Catatumbo.

En este Primer Encuentro de la Asociación Campesina del Catatumbo queremos recordar a todas las victimas del terror y la violencia paramilitar, decirles que su legado sigue vivo y que los sueños, anhelos y esperanzas de construir un nuevo Catatumbo se mantienen y entre todos los hombres, mujeres y jóvenes que participamos de este proceso lo haremos realidad. La asociación, con el fin de mantener vivos en la memoria colectiva a nuestros mártires, resaltará y recordará a los compañeros, dirigentes y líderes, y al campesinado en general que fue víctima de la máquina de destrucción paramilitar, porque no puede haber ni perdón, ni olvido.

Entre todos trabajaremos unidos, porque en medio de la violencia, ¡haremos reflorecer el Catatumbo!

San Pablo, Teorama, Norte de Santander, 15 de octubre de 2006