Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Hacarí, Norte de Santander
Fuerza Aérea al borde de provocar desplazamiento masivo en Mesitas, Hacarí
Helicópteros bombardean población civil en el Catatumbo
 

Este fue un fin de semana lleno de zozobra para la comunidad de Mesitas, en el municipio de Hacarí y su alrededores, debido al brutal accionar de la Fuerza Pública, que parece haber tomado a la población civil como rehen del conflicto.

El pasado sábado 14 de junio, siéndo aproximadamente las 14:00h, varias personas que se bañaban en el río cercano a Mesitas, fueron objetivo de los helicópteros de la Fuerza Pública. El aparato artillado abrió fuego mientras las personas se bañaban para soportar las altas temperaturas, en un lugar sobradamente conocido y donde los vecinos de la población acuden frecuentemente los fines de semana. Afortunadamente, ante los disparos, los compesinos y campesinas lograron escapar refugiándose en el caserío.

El domingo15 de junio, al día siguiente, aproximadamente a las 10 de la noche, dos helicópteros de la Fuerza Aérea Colombiana, descendieron rápidamente sobre la vereda Mesitas ametrallando al rededor de las casas. La población se encuentra muy afectada y fuertemente atemorizada, especialmente algunos menores que padecen, desde el momento del ataque, síntomas de estrés post traumático. Algunos adultos no han podido dormir debido a los grandes niveles de ansiedad y estrés sostenido que vienen manejando desde hace más de una semana.

ASCAMCAT realizó comisión de verificación en el corregimiento Santa Catalina, el pasado día 5 de junio debido a varios bombardeos indiscriminados que dejaron cuantiosos daños ambientales y traumas psicológicos a la población. A pesar de eso, la situación en la zona, lejos de mejorar, empezó a empeorar justo ese día, situación que provocó la cancelación de la comisión de verificación, en su parte final, debido a los sobrevuelos y ametrallamientos que se registraron.

Hace ya 11 días que la comunidad de Mesitas se encuentra en una situación de zozobra constante debido al sobrevuelo de aviones y helicópteros, además del desembarco masivo de tropa que está generando importantes conflictos socialesy abusos de autoridad y fuerza. La crisis humanitaria se está agrabando cada día más y la comunidad anunció que de continuar esta situación se verían obligados a desplazarse de manera forzada, porque no hay condiciones ni garantías para la vida y trabajo en esa comunidad.

Este no es el primer capítulo de desplazamiento forzado que se produciría en esa zona, ya que al menos los vecinos de la vereda Corral de Piedra del municipio de El Tarra y Burgamas municipio de San Calixto ya se vieron obligados a abandonar sus casas, animales y fincas debido al accionar del ejército colombiano y a los continuos combates que conllevan sistemáticamente la violación del Derecho Internacional Humanitario y de los derechos humanos.

ASCAMCAT exige al Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón que ordene explícita y públicamente a sus subordinados el cese imediato de las agresiones a las comunidades como herramienta de guerra y que condene ese tipo de acciones armadas contra la población civil. De la misma manera exigimos que se respete inmediatamente y de manera escrupulosa el Derecho Internacional Humanitario, alejando todo establecimiento, campamento o bese que se encuentre a menos de 1 kilómetro de la población civil, así sean comunidades dispersas, para colocarlos donde corresonde según los tratados internacionales.

Responsabilizamos al Comandante del Ejército, al Ministro de Defensa y al electo Presidente de la República por la seguridad e integridad de los campesinos y campesinas de Mesitas y sus alrededores. Si se vieran obligados a desplazarse, son esas personas las que deben responder ante las víctimas y ante la sociedad.

Hacemos un llamado de emergencia para evitar una nueva catástrofe humanitaria provocada por la Fuerza Pública y su estrategia del todo vale para hacer la guerra. Recordamos que el campesinado no tiene porque verse inmerso en medio del conflicto armado que el estado y la insurgencia llevan a cabo y exigimos a ambas partes, que eviten poner en peligro al campesinado.