Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Cuatro años después, la Procuraduría falla el caso de los dirigentes sociales de Arauca
Humanidad Vigente / Jueves 4 de septiembre de 2008
 

El 28 de agosto de 2008, la Procuraduría General de la Nación, despacho del viceprocurador general, dictó fallo disciplinario declarando disciplinariamente responsables a los militares teniente coronel Luis Francisco Medina Corredor, capitán Luis Eduardo Castillo Arbelaéz, capitán Hiznardo Alberto Bravo Zambrano, sargento Juan Pablo Ordóñez Cañón, y los soldados profesionales John Alejandro Hernández Suárez, Óscar Saúl Cuta Hernández, y Walter Loaiza Culma, por su autoría y responsabilidad en el crimen de tres dirigentes sociales de Arauca: Héctor Alirio Buitrago, Leonel Goyeneche y Jorge Eduardo Prieto Chamucero, quienes fueran ejecutados extrajudicialmente en hechos ocurridos el 5 de agosto de 2004, en el marco de la operación militar Tormenta 1, planeada y dirigida por el teniente coronel Luis Francisco Medina Corredor, los oficiales de inteligencia y operaciones del Grupo Mecanizado Rebeiz Pizarro, capitán Hiznardo Alberto Bravo Zambrano y ejecutada por los soldados a su mando, quienes para la fecha de los hechos eran miembros adscritos al Batallón Rebeiz Pizarro de Saravena (Arauca).

En este caso particular, tenemos que los militares con su conducta violentaron el derecho a la vida de tres personas que no participaban en el conflicto, representantes de sindicatos y organizaciones sociales del departamento de Arauca. Además, los graves hechos provocaron el repudio de la comunidad nacional e internacional, por la posición social que ocupaban las víctimas en el escenario democrático. Pero más allá de las connotaciones sociales y políticas que los hechos provocaron, con la realización de la falta disciplinaria se provocó en la comunidad en general un desaliento frente a la legitimidad de las instituciones del estado y particularmente de la fuerza pública, lo cual significa un delicado descrédito de las instituciones ante la población y la comunidad internacional.

Humanidad Vigente saluda este fallo que se constituye en un logro en la lucha contra la impunidad. Así mismo, espera que todas las investigaciones que actualmente cursan por las ejecuciones extrajudiciales efectuadas en el departamento de Arauca y en las diferentes regiones del país, finalicen con fallos ejemplares como éste y no queden en el olvido.