Corporación Caguán Vive
:: Caquetá, Meta y Guaviare Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El Caquetá, zona prohibida para el trabajo de DDHH
Diferentes organizaciones sociales y ONG en Caquetá han venido manifestando que, ante el reiterado riesgo que corren sus vidas, las autoridades realizan pocos esfuerzos por preservar su integridad
Andrés Arias / Viernes 23 de enero de 2015
 
JPEG - 34.1 KB
Herson Lugo, presidente de la Corporación Caguán Vive.

Herson Lugo, presidente de la Corporación para la Defensa de los Derechos Humanos Caguán Vive, declaró que en Caquetá las personas que realizan su actividad profesional en las ONG viven una situación crítica por el contexto del conflicto armado por el que cruza la región, dificultando en alto grado su trabajo.

Así mismo, manifestó que las autoridades, tales como la Unidad Nacional de Protección, la Fiscalía General de la Nación y el Ministerio del Interior no se han encargado de realizar las acciones de investigación y reparación frente a las amenazas para 30 dirigentes campesinos y defensores de derechos humanos que se han realizado en el departamento a través de panfletos firmados por las Águilas Negras, pues ni siquiera se ejecutaron las medidas pertinentes para la protección de estas personas, siendo esta una actuación negligente por parte de las mencionadas instituciones.

Herson Lugo también señaló que, a la hora de obtener la paz, se debe frenar la fuerte ola de estigmatización a los sectores sociales y campesinos, que en el Caquetá se focaliza especialmente en los municipios de Cartagena del Chairá, San Vicente del Caguán y La Montañita, afectados por el conflicto, pero a su vez son localidades que cuentan con un mayor dinamismo en términos de organización campesina comunal, por los amplios vacíos que genera la falta de presencia del Estado en la región.

El defensor también aseveró que en el tema del estigma, si de verdad el país está pensando en la paz, la actual mesa de negociación que se adelanta en La Habana debe dejar una reparación simbólica de lo que le ha representado la estigmatización a los habitantes caqueteños por cuenta del conflicto armado.

A su vez afirmó que el gobierno debe generar políticas públicas para reparar todos los inconvenientes que ha padecido esta comunidad por cuenta de estos señalamientos, que en muchas ocasiones los ha producido el mismo Estado.