Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Montelíbano (Córdoba): Huelga en Cerro Matoso
Se trata sencillamente de defender el derecho a vivir, puesto que el incremento de cuatro horas de trabajo en cada jornada, expuestos a las radiaciones cancerígenas del níquel y sus compuestos, acorta los años de vida, lo que les genera enfermedades congénitas.
Semanario Voz / Sábado 18 de abril de 2015
 
JPEG - 55.6 KB
Trabajadores de Cerro Matoso en asamblea general.

Para oponerse a la imposición de jornadas laborales de 12 horas, los trabajadores afiliados a Sintracerromatoso votaron la huelga el pasado 27 de marzo.

Según la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la indignación de los asalariados tiene sobrados y legítimos motivos. Se trata sencillamente de defender el derecho a vivir, puesto que el incremento de cuatro horas de trabajo en cada jornada, expuestos a las radiaciones cancerígenas del níquel y sus compuestos, acorta los años de vida, lo que les genera enfermedades congénitas, que también sufren en altísima proporción las comunidades de la zona minera.

“La jornada laboral de ocho horas, conquistada en memorables episodios hace más de un siglo, y con un recorrido difícil en nuestra historia, es reconocida en la legislación nacional vigente, hace parte del reglamento interno de trabajo y de la convención colectiva acordada con los mismos representantes de la multinacional BHP Billiton, dueña y señora de las ganancias derivadas de la explotación del mineral, a costa de nuestra soberanía, la destrucción de la naturaleza y del ultraje a las gentes laboriosas”, expresa la CUT en comunicado de apoyo a estos obreros.

Lo decidido por la multinacional pone de presente asuntos indiscutibles. En primer lugar, se trata de compensar el menosprecio del ferroníquel que entre 2010 y 2014 cayó 36% en el mercado internacional, intensificando la sobreexplotación laboral y la concentración de las actividades productivas en el menor número posible de trabajadores. También resulta evidente la burla al régimen laboral interno con la complicidad del Estado y el actual gobierno.