Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Temor en Barrancabermeja por aumento de hechos violentos
 

La Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos, CREDHOS, nuevamente denuncia la permanente violación de los derechos humanos sin que el Estado colombiano tome las medidas necesarias para evitar los crímenes en las calles de la ciudad de Barrancabermeja y las zonas rurales de la región del Magdalena Medio.

El dominio territorial por parte de estructuras paramilitares (bandas criminales), por la venta y comercialización de sustancias alucinógenas están convirtiendo las calles de Barrancabermeja en un campo de batalla, en menos de 24 horas cinco hechos violentos se han presentado en el municipio, dejando como saldo cinco personas muertas y una más herida. En lo que va corrido del año 33 personas han sido asesinadas, de las cuales siete de ellas fueron en el mes de abril. Las comunas 5 y 7 están consideradas como las más violentas ya que la mayoría de estos homicidios fueron en estos dos sectores populares de la ciudad.

Pero es que la violencia que hoy azota a Barrancabermeja, no tiene distinción alguna de género, ni edad: cuatro mujeres y dos menores de edad hacen parte de la lista de víctimas que ha dejado la guerra territorial que hoy vive el puerto petrolero, evidenciado la crisis humanitaria que hoy atraviesa la ciudad.

Adicionalmente el flagelo del desplazamiento forzado aparece como un ingrediente más de abandono, dolor y sufrimiento de las familias barranqueñas. Un desplazamiento silencioso que ninguna institución registra, ni visibiliza; la corporación Credhos ha acompañado en la ruta de vida hasta el momento a 14 personas que han tenido que abandonar la ciudad para salvar sus vidas.

Al parecer este nuevo modelo paramilitar (bandas criminales, Urabeños) están conformadas por paramilitares que no se desmovilizaron y delincuentes que se disputan las rutas del narcotráfico en la región, dejando a su paso muertes, zozobra, dolor, miedo, desamparo y desesperanza entre la población civil, sin que hasta el momento haya un pronunciamiento claro por parte de las autoridades civiles y militares y aunque se ha logrado la captura de importantes cabecillas de estas estructuras, los homicidios y atentados por parte de sicarios continúan en aumento.

Pese a la gravedad de los hechos registrados y denunciados a diario por las organizaciones sociales defensoras de derechos humanos, las autoridades estatales continúan declarando que la seguridad está garantizada; sin embargo día a día las víctimas de violaciones a los derechos humanos son más y el terror recorre campante las calles de la ciudad, incluso con más arrogancia, sin que haya un compromiso real por parte de los organismos del Estado para detener esta situación.

El temor por la escala de violencia es constante, pues se teme que las calles de Barrancabermeja se conviertan nuevamente en escenarios de sangre. La Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos, Credhos, rechaza esta oleada de crímenes y persecución contra la población civil y le exige al gobierno municipal, departamental y nacional que garantice los derechos constitucionales y garantice la vida, la libertad y la seguridad a la comunidad de Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio.

Se hace un llamado urgente a las autoridades civiles y al gobierno local en cabeza del alcalde para que tome medidas pertinentes para salvaguardar la vida de los barranqueños, su bienestar y seguridad. A las autoridades militares para aumentar los esfuerzos para dar captura a los criminales y desarticular los grupos paramilitares que hoy hacen presencia masiva en los barrios y comunas de Barrancabermeja. A la comunidad internacional para pronunciarse sobre la violación sistemática de los derechos humanos en especial el derecho a la vida.

Se invita a la población barranqueña en general a denunciar a los criminales y delincuentes y no dejarse intimidar.