Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Video
Campesinos cordobeses sueñan con la paz, exigen garantías ante erracacion de cultivos de coca
 

La población rural de la vereda William (corregimiento San Juan, del municipio Puerto Libertador en Córdoba), que ha resistido y resiste los embates del conflicto social y armado que se ha inveterado en el suelo colombiano desangrado fratricida y dolosamente a los campos y convertido los ríos y montañas en cementerios dado el abandono gubernamental, “sueña con la paz rural”.

La vereda Willian está ubicada en el sur del departamento de Córdoba, en un vasto valle bañado por el río San Pedro y la quebrada William, rodeado por los cerros “Mula muerta” y “El puerto”; en este acogedor territorio viven campesinos: familias alegres, humildes y soñadoras… “Nosotros soñamos con la paz” decía uno de los más viejos del caserío quien ha visto como la muerte se ha llevado a muchos de los suyos en manos de quienes usan las armas para imponer y detentar el poder.

La Comisión de Derechos Humanos de Ascsucor compartió con la comunidad de esta vereda los pasados 29 y 30 de enero ante el llamado de acompañamiento en el marco de la resistencia social contra la erradicación de los cultivos de hoja de coca ya que miembros de la Brigada Móvil 16, comandada por el teniente Raúl Jiménez, y que pertenecen al Batallón Junín y articulada a la Séptima División, les arrancaron unos “tajos” el 28 de enero sin mediar ningún tipo de concertación.

Soñar con la paz para las familias campesinas se traduce en reales garantías de justicia social y ambiental; en poder contar con desarrollo rural, con titulación de predios, vías de penetración en óptimo estado, y en general en el cabal y eficaz cumplimiento de los derechos fundamentales, económicos, sociales, culturales y colectivos.

Al confrontar al teniente Raúl Jiménez de la tropa que hace presencia en la vereda William, decía “el Ejército conoce las vicisitudes que padecen los campesinos en los campos de Colombia, pero ellos obedecen órdenes de arriba”. Con este comentario justifica el hecho de arrancar las matas de coca de los campesinos, quienes vislumbran que se pongan muy pronto en práctica los acuerdos del punto cuatro de la agenda en La Habana tras la firma y refrendación de los diálogos de paz afín de ser ellos los sujetos aptos para aterrizar los compromisos entre el gobierno y las FARC-EP.

La comunidad de la vereda William sueña con la paz y para alcanzar ese sueño se lucha colectivamente, razón por la cual, acotando que la paz se traduce en sustentación alimentaria para sus hijos y el porvenir de ese bien lo producen las hojas de coca; desde el 29 de enero están en movilización social contra la erradicación de sus cultivos de hoja de coca. Ante lo anterior se alerta a las autoridades civiles y militares para vigilen el proceso de erradicación forzada en el sur de Córdoba y exhorten para que se respete y preserve la dignidad y derechos humanos de la población campesina, de igual manera se respete por parte de los uniformados del Ejército Nacional la obligatoriedad del Derecho Internacional Humanitario, es y será responsabilidad del Ejército Nacional lo que pueda suceder que afecte a la población civil resistente en el lugar.