Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Mandato regional por la paz, Magdalena Medio
/ Miércoles 18 de mayo de 2016
 

Las comunidades, organizaciones, instituciones, entidades, plataformas, movimientos, sindicatos, universidades, académicos y demás sectores progresistas y democráticos convocantes y reunidos en la Cumbre Regional de Paz de Barrancabermeja y el Magdalena Medio, después de intercambiar, reflexionar y construir en torno a los ejes temáticos de: Construcción de Paz y culturas; Conflictos territoriales, mujer y equidad de género; Derechos Humanos y Víctimas; Participación y Democracia, considerando que la Colombia de hoy, la que suma 52 años de conflicto armado, reclama su superación. Y esta exigibilidad ha concretado una mesa de diálogos y negociaciones entre el gobierno en la Habana cuba con las FARC-EP y en Quito con el ELN. Estos procesos aumentan las expectativas de participación.

Colombia requiere una transformación radical donde se destaca la participación de las instituciones gubernamentales en conjunto con el movimiento social y popular. Esta debe ser una transformación que se traduzca en la construcción de un camino hacia la paz que, superando el conflicto armado, se encargue de erradicar las causas que lo generaron: el conflicto social. Un camino para la paz, necesariamente, va más allá del acuerdo de paz.

Por lo anterior, las y los convocantes a la Cumbre de Paz del Magdalena Medio nos comprometemos a:

1. Avanzar en la construcción de paz territorial mediante la participación de todas la comunidades en lo diálogos y en las políticas desde una mirada pluralista.

2. Construir una pedagogía social y cultura para la paz en ejercicios institucionales y alternativos que involucre a los sectores sociales y a las esferas tradicionales de la democracia representativa.

3. Es un imperativo para la paz la atención y solución de conflictos territoriales: megaproyectos, minero-energético, medioambiental, ganadería extensiva, monocultivos que responden a la política económica del país y afectan directamente a las comunidades y sus territorios.

4. La región requiere un plan de ordenamiento territorial para la paz que priorice lo humano y concerte con las comunidades las políticas a desarrollarse en sus territorios y en consecuencia contribuya con la resolución de los conflictos sociales existentes.

5. Reconocemos al campesino como sujeto político y asumimos la declaración de sus derechos. Así mismo, propendemos por el derecho a la tierra y el territorio, la soberanía alimentaria y el respeto a las prácticas ancestrales y agroecológicas.

6. Entendiendo que la participación es un imperativo para la democracia, la Cumbre regional para la paz llama al grueso del Magdalena Medio a vincularse desde sus espacios formales y naturales para la superación del conflicto social que estamos viviendo.

7. La construcción de paz requiere la visibilización y el reconocimiento de agendas existentes para la unificación de criterios en términos de planes, programas y proyectos para la paz. La cumbre valida la existencia de espacios para la exigibilidad de los derechos e invita a la participación activa.

8. Construcción de protocolos de rutas de atención y reparación integral con enfoque diferencial mediante la articulación de la institucionalidad y los movimientos sociales.

9. Establecimiento de un sistema de política pública integral de derechos humanos con veeduría internacional como herramienta para el establecimiento de la paz y las garantías de no repetición.

10. Reconstrucción colectiva de la memoria histórica de todos los sectores y el fortalecimiento del Centro de memoria para el Magdalena Medio.

11. Implementación de estrategias comunitarias para la resolución de conflictos de manera concertada y pacífica.

12. Creación de una política educativa de calidad para la paz desde la academia, mediante el establecimiento de cátedra de paz con enfoque territorial y escuelas de convivencia.

13. Las mujeres en Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio históricamente han aportado al desarrollo económico, político, social y cultural de este territorio. Decidimos aunar esfuerzos para el fortalecimiento de su proceso organizativo y articular todas las organizaciones para construir e incidir en la vida pública y privada con reconocimiento en los espacios de decisión y poder.

14. Las mujeres presentes activamente en las iniciativas de paz mantienen la decisión de participar en la construcción colectiva de paz desde el espacio de Cumbre y desarrollar las conclusiones que en ella se genere. La paz es incluyente y la comunidad LGTBI viene luchando por su posicionamiento y la reivindicación de sus derechos. La paz la concebimos con la posibilidad real de participar en todos los asuntos que nos afecta teniendo en cuenta nuestros aportes y propuestas, como también sean recogidas para el desarrollo y transformación de la mujer con equidad de género y enfoque diferencial.

Exhortamos a las instituciones, procesos convocantes y adherentes a construir un proceso de articulación que dinamice una agenda y contribuya a la superación del conflicto armado y la construcción de paz territorial en Barrancabermeja y el Magdalena Medio.

La Cumbre Regional de Paz es el inicio de un proceso que refleja y busca construir la unidad. Así mismo, respalda los diálogos que se adelantan en la Habana y Quito y todas las iniciativas que propendan por la Paz.

¡Viva la cumbre de paz! ¡Viva la paz en el Magdalena Medio!

Firman todos los convocantes