Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

¡Vamos a salvar las babillas y las tortugas del río Cimitarra!
Del 22 al 27 de enero próximos se realizará el primer campamento ecológico para sensibilizar al campesinado de la necesidad de redoblar esfuerzos para la defensa y protección de la tortuga, la babilla y otras especies animales.
 
Temas relacionados

¡A salvar la tortuga!

Colombia presenta 25 de las 53 especies de tortugas continentales que se encuentran en el Neotrópico, siendo uno de los países más ricos en Testudines de la región. Las tortugas continentales terrestres y de agua dulce son consideradas como el grupo de vertebrados más amenazados de Colombia en donde existen seis especies del tortugas de agua dulce del genero Podocnemis y todas ellas se encuentran amenazadas.

La tortuga de río (Podocnemis lewyana) es un reptil que hace parte de la familia Podocnemididae, son tortugas semiacuáticas y habitan en cuerpos de agua dulce. Son animales de caparazón más bien plano (pero más alto en su parte anterior o media) que alcanza 44 centímetros de longitud, de color castaño a grisáceo; sus miembros posteriores tienen cuatro dedos con uñas. Son endémicas de Colombia y se encuentran en el río Magdalena y sus principales afluentes, como el río Cimitarra, y en lagunas y campos inundados aledaños.

La tortuga de río vive en los lechos de los caños, ríos y en los cuerpos de agua en movimiento. Salta a las orillas y se encarama en los troncos o árboles flotantes para asolearse. Su carne y sus huevos son muy apetecidos, no sólo por los depredadores naturales, sino por el hombre, su principal depredador, por lo que se encuentra en vías de extinción. Pone en suelo arcilloso y arenoso sus huevos (de 15 a 30) y los entierra en los barrancos de los ríos o caños.

La destrucción o las modificaciones sustanciales de su hábitat, así como la recolección excesiva de huevos y la caza indiscriminada para la alimentación, amenazan gravemente la existencia de esta especie. Debido a que su consumo hace parte de la dieta tradicional en zonas densamente pobladas, su protección es difícil y no puede lograrse sin una colaboración decidida de las comunidades.

Se encuentra protegida legalmente desde 1964 y ha sido incluida en el programa nacional para la conservación de las tortugas marinas y continentales de Colombia, pero no hay ningún parque natural o zona protegida en su área de distribución.

¡A salvar la babilla!

La babilla es un reptil, primo hermano del caimán, que habita en nuestra región, en el Magdalena Medio. Pertenece a la familia Crocodílidos, del orden Crocodilios. Su nombre científico es Caiman cocodrilus. Antes abundaba en ciénagas, charcas y caños. Ahora se encuentra en peligro.

Sus dientes o colmillos grandes son cónicos y acerados en la punta, y la estructura ósea del cráneo es maciza. Tiene el cuerpo cubierto de placas escamosas córneas y duras en forma de escudos más o menos cuadrangulares y la cola comprimida lateralmente, que le sirve de remo y timón para nadar. Posee de 17 a 22 dientes en cada lado de la mandíbula inferior. El hocico es corto y ancho, y el párpado superior es arrugado. Su tamaño máximo registrado es de 1,82 metros de longitud.

Se alimenta principalmente de peces y de pequeños vertebrados en las orillas de los ríos. Se suele apartar del lecho de los ríos particularmente en la noche y se encuentra a menudo en charcas poco profundas. En temporadas secas permanece enterrada y dormida hasta que las lluvias vuelven.

La ACVC lidera la protección de la tortuga y la babilla en la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra. Del 22 al 27 de enero próximos se realizará el primer campamento ecológico de la región, para sensibilizar al campesinado de la necesidad de redoblar esfuerzos para la defensa y protección de la tortuga de agua dulce, la babilla y otras especies animales. En el campamento participarán también estudiantes universitarios, profesionales, ambientalistas y acompañantes internacionales.

Según Franco Gómez, coordinador del equipo técnico de la ACVC, "con el primer campamento ecológico del Valle del Río Cimitarra se busca construir un espacio de integración entre campesinos, estudiantes y jóvenes en donde se promueva la defensa y protección del medio ambiente en el Magdalena Medio, en especial de las babillas y las tortugas, que se encuentran en vía de extinción en la región, por medio de actividades lúdicas, formativas y pedagógicas. Esto servirá para recuperar la memoria histórica de la colonización campesina y su relación con la conservación del medio ambiente".