Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Izquierda Unida en el Parlamento Europeo defiende a los defensores de DDHH
Izquierda Unida / Domingo 12 de junio de 2016
 

Izquierda Unida exige suspender el acuerdo Unión Europea - Colombia hasta que se proteja a los defensores de los derechos humanos.

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, y el eurodiputado Javier Couso, exigieron a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, la suspensión del acuerdo comercial con Colombia “hasta que se garantice la defensa y seguridad de líderes políticos y sociales, sindicalistas y defensores de los derechos humanos”, ante la impunidad con la que operan los grupos paramilitares sin que el Gobierno colombiano haga nada.

“Venimos alertando de esta situación de indefensión durante toda la legislatura, pero observamos con preocupación cómo la UE, que aplica en todos sus acuerdos comerciales una cláusula de respeto a los derechos humanos, prefiere ocuparse de la situación en Venezuela, en lugar de exigir a socios amigos como México, Colombia, Honduras o Israel, contención, mesura y protección”, ha denunciado Couso.

En una pregunta parlamentaria ambos eurodiputados se suman a la denuncia hecha por un grupo de embajadores de Estados miembros de la UE junto a la oficina de Alto Comisionado de la ONU para los derechos Humanos, quienes alertaron de “la situación de indefensión e invisibilización de los asesinatos y agresiones a los defensores de derechos humanos, líderes políticos y sociales y sindicalistas en Colombia”.

“Cada semana es asesinado un defensor de derechos humanos y cada dos días uno es amenazado. La actividad de los paramilitares, que actúan en total impunidad ante la pasividad del Gobierno colombiano, hace que ese número crezca año tras año, habiendo pasado de 37 asesinatos en 2012 a 63 asesinatos y 251 amenazados en 2015”, relatan los eurodiputados en su pregunta.

“La situación es dramática y nos preocupa especialmente la desprotección de los sindicalistas y de los militantes y funcionarios en cargos públicos de la Unión Patriótica y Marcha Patriótica. Sin embargo, la carta de los embajadores no le debió parecer importante al representante del Estado español en Bogotá, ya que no firmó”, criticó Albiol.

La portavoz de IU en Bruselas no se mostró extrañada por la decisión, “teniendo en cuenta lo que ha ocurrido en el Parlamento Europeo, donde los eurodiputados del PP han vuelto a utilizar los derechos humanos a su conveniencia, como suele hacer el Gobierno español”. Así, ha puesto como ejemplo el trato que se le da al Gobierno de Venezuela, “mientras cierran acuerdos millonarios con Arabia Saudí y se hacen la vista gorda con Marruecos en el Sáhara Occidental”.

En su escrito, además de exigir a Mogherini la suspensión del acuerdo comercial, o al menos que dé una explicación de por qué permite que “no se respete el artículo segundo” del mismo, preguntan a la Alta Representante si piensa “redoblar la presión para que el Gobierno colombiano asegure la actividad de la Oficina de la ONU en la fase de postacuerdos”.

Por su parte, Couso hizo referencia al fondo fiduciario de 70 millones de euros aprobado por la Comisión Europea con el objetivo de apoyar el proceso de paz en el país latinoamericano. “Teniendo en cuenta cómo está la situación, esperamos que la UE al menos se asegure de que el fondo fiduciario se emplee en la lucha contra el paramilitarismo y en programas para la protección de los defensores de los derechos humanos”. “La Alta Representante debe darnos las máximas garantías de que así será y así se lo hemos expuesto”, sentenció.