Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Campesinos del Alto Sinú respaldan zonas de concentración para insurgentes en su región
Tierralta municipio escogido como zona para campamento de insurgentes
 

Asodecas, como organización campesina promotora del desarrollo Alto Sinú, manifiesta una vez más su respaldo al acuerdo firmado en días anteriores entre el Gobierno Nacional y la Farc–EP para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo. Asimismo respalda la decisión de que Tierralta es uno de los municipios escogidos por la mesa de La Habana para ser un campamento de los insurgentes que se encuentran en el Parque Nacional Nudo del Paramillo.

Como se ha manifestado en comunicados anteriores, es para los campesinos de la región un gran paso lo pactado; significa para la población del Alto Sinú y el municipio de Tierralta un renacer, una esperanza de poder construir sociedades donde el valor humano sea entendido y las diferencias se arreglen al nivel del discurso, donde no se vea más sangre derramada en los campos cultivados.

Como asociación campesina se ha venido aportando a la paz, desde los hombres y mujeres que conviven en estas tierras, por eso se rescata la mujer como esencia y vida, se admira al indígena como maestro, se defiende la causa campesina, el medio ambiente y los derechos humanos; y se rechaza cualquier forma de invasión de las multinacionales en los territorios. Como campesinos organizados se han vivido diferentes momentos en los que la guerra colombiana ha marcado los campos, por eso el fin del conflicto es el camino para construir una Colombia en paz con justicia social.

Por lo anterior se hace un llamado la población tierraltence, al departamento de Córdoba y al país entero, a estar atentos al progreso de esta nueva etapa, que necesitará de toda la voluntad de cada colombiano. A la Organización de Naciones Unidas -ONU- se le solicita que permita, como asociación que se ha mantenido en el territorio forjando espacios para la paz, continuar en esta etapa del proceso y que se incluya a la asociación como actores permanentes dentro de las verificaciones que este organismo internacional realizará, así como se ha pactado en La Habana.

La importancia de ser incluidos en el proceso radica en que la mayoría de los campesinos de la región son víctimas directas del conflicto conocen de cerca el territorio, por eso quieren seguir aportando con las actividades características con las que se construye tejido social y que llevan el mensaje de la reconciliación.

Con entusiasmo y optimismo, se hace el llamado a mantener vivo y efervescente el deseo de paz, ya que el cese al fuego fortalece el camino hacia la paz, esa que sólo se construirá entre todos.