Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Maquinaria política mantiene a Peñalosa como alcalde
Agencia Prensa Rural / Jueves 28 de septiembre de 2017
 

Aunque el distrito ha gastado millones en la promoción de una ciudad moderna, la realidad dista de lo que se muestra. El alcalde Enrique Peñalosa permanece en su puesto más por voluntad política, de diferentes instancias estatales, que por la voluntad popular.

Parece que el alcalde de Bogotá siempre cayera de pie, porque a pesar de engañar a los bogotanos permanentemente y no tener los estudios que manifestó en algún momento tener, además de improvisar políticas públicas, continuar con el proyecto de expansión de Transmilenio priorizado antes que el metro y mantener la seguridad y la movilidad en un caos, el burgomaestre continuó campante en su despacho.

Que el mandatario capitalino es el peor calificado en el país no es un secreto, así lo demuestran las diversas firmas encuestadoras. Que sus intervenciones son descontextualizadas de la vida del ciudadano de a pie no es una sorpresa tampoco. Pero la gobernabilidad en la ciudad se ha mantenido criticando a las administraciones anteriores sin mostrar cumplimiento de su plan de gobierno que ha sido alterado varias veces.

Aunque el descontento crece, tanto el CNE, la Registraduría, así como grandes medios de comunicación pagos por pautas del distrito se han encargado de torpedear la revocatoria.

¿Cuáles son los intereses que atornillan a Peñalosa a su cargo que hacen que los poderes judicial, legislativo y ejecutivo lo protejan por encima del deseo de millones? Tal vez la respuesta la pronunció el fallecido exmagistrado de la Corte Constitucional Carlos Gaviria: “cuando un candidato invierte millones y millones en su campaña, no es un candidato, es un empresario y como empresario cuando sea alcalde sólo pensará en sacar lucro, provecho y en lo que menos pensará será en la gente”.

Hace poco se aprobó el CONPES para financiar el metro de Bogotá, una normatividad que fue aprobada sin estudios de detalle, donde los sobrecostos pueden tener un gasto superior al presupuestado. La Representante Angela María Robledo manifiesta que esto puede ser trasladado al bolsillo de cada bogotano; el metro sería un gran elefante blanco.