Asociación Campesina de Arauca
:: Arauca, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En Arauquita (Arauca) celebran que la Policía despeje calles
“Este nuevo logro es gracias al proceso, hoy acuerdo de paz, y al cese bilateral al fuego con el ELN que irá hasta el 9 de enero de 2018”
Hernán Durango / Viernes 17 de noviembre de 2017
 
JPEG - 40 KB
Calle central libre de barricadas

En la ciudad de Arauquita, departamento de Arauca, sus habitantes están contentos por el despeje de la calle central del poblado, donde está ubicada la estación de la Policía Nacional. Esta entidad procedió a quitar el encerramiento y a dar apertura a la vía, todo como resultado del fin del conflicto armado con las FARC y el acuerdo de cese bilateral de hostilidades pactado por el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional.

Martín Sandoval, defensor de derechos humanos y dirigente comunitario en la región, escribió en las redes sociales sobre este acontecimiento:

“Celebramos que después de más de 16 años de arbitrario e injusto encerramiento por parte de la Policía de las calles centrales de la bella Arauquita, territorio de paz y progreso, estas se hallan abierto. Este nuevo logro es gracias al proceso, hoy acuerdo de paz, y al cese bilateral al fuego con el ELN que irá hasta el 9 de enero de 2018”.

Los voceros de la ciudadanía del municipio de Arauquita expresan que esta fue una lucha que venían dando muchos ciudadanos y comerciantes que nunca compartieron esa decisión de la autoridad policial.

Son enfáticos en afirmar que ese encerramiento era una medida arbitraria ya que se convertía en una limitación y obstáculo a la libre movilización de los habitantes.

“Era una medida que limitaba la libre locomoción y afectaba al comercio. Aspiramos nunca más se vuelvan a cerrar estas vías porque no es legal toda vez que la Policía está es para proteger a la ciudadanía y no para afectarla o para que la comunidad la proteja a ella”, indica Sandoval.

Los habitantes de Arauquita festejarán las navidades y el fin de año con un ambiente de paz. Después de más de 33 años vamos a pasar unas fiestas decembrinas, la Navidad y Año Nuevo sin el rigor de la violencia y las confrontaciones armadas. Son motivos para estar mucho más esperanzados por un futuro mejor, porque "no hay caminos para la paz... la paz es el camino", asegura el defensor de derechos humanos.