Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Erley Monroy, a un año de su asesinato
Red de Comunicadores Populares del Sur / Domingo 19 de noviembre de 2017
 
JPEG - 18.1 KB
Imagen: REMA-ACPP

Nota realizada por RECP-SUR días después del asesinato del líder social Erley Monroy, que cumple un año de impunidad

Con la lle­ga­da del Cen­tro De­mo­crá­ti­co a la al­cal­día de San Vi­cen­te del Caguán, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les han sido ob­je­to de ame­dren­ta­mien­tos, se­ña­la­mien­tos y zo­zo­bra. Las muer­tes de Erley Mon­roy y de Di­dier Lo­za­da Ba­rre­to han pren­di­do las alar­mas en el se­gun­do mu­ni­ci­pio más im­por­tan­te de Ca­que­tá.

El ase­si­na­to del líder so­cial Erley Mon­roy Fie­rro el pa­sa­do 18 de no­viem­bre de 2016 en San Vi­cen­te del Ca­guán ha pues­to en aler­ta a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les del sur del país. Y no es para menos. A nivel na­cio­nal más de 20 lucha­do­res so­cia­les han sido ase­si­na­dos en los úl­ti­mos meses, in­clui­do el señor Mon­roy, lo cual su­gie­re que la ola de ex­ter­mi­nio no co­rres­pon­de a hechos ais­la­dos, sino que se trata de un plan na­cio­nal que busca aca­bar con las per­so­nas que han ve­ni­do lu­chan­do por la paz. El más re­cien­te plan de exter­mi­nio con­tra los lu­cha­do­res so­cia­les, cuan­do el país está ad por­tas de la paz, ha lle­ga­do al sur del país.

Este caso tam­bién pone en evi­den­cia lo que en mu­chos círcu­los po­lí­ti­cos del Ca­que­tá ha sido irre­le­van­te: el ex­ter­mi­nio de los lu­cha­do­res so­cia­les va acom­pa­ña­do de una es­tra­te­gia de cri­mi­na­li­za­ción pú­bli­ca, con in­for­ma­cio­nes pe­li­gro­sas que no co­rres­pon­den a la reali­dad. A continuación, la entrevista realizada por los periodistas Óscar Neira y Ginna Piragauta a la hija de Erley Monroy, en la que se denuncia el hecho como un crimen de Estado:

En el caso de Ca­que­tá, el al­cal­de de San Vi­cen­te del Ca­guán, Hum­ber­to Sánchez Ce­de­ño, del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, ha ape­la­do a esa prác­ti­ca criminalizado­ra con los lí­de­res so­cia­les del norte del de­par­ta­men­to, au­pa­do por los miem­bros de su par­ti­do en lo local y sus di­ri­gen­tes na­cio­na­les como Oscar Iván Zu­lua­ga y Ál­va­ro Uribe Vélez.

Se­ña­la­mien­tos di­rec­tos

Sobre el caso de la Aso­cia­ción Cam­pe­si­na del Lo­sa­da Gua­ya­be­ro, Ascal G, de la cual hacía parte el in­mo­la­do Erley Mon­roy, el al­cal­de Sán­chez Ce­de­ño no ha aho­rra­do epí­te­tos para acu­sar a sus di­ri­gen­tes de gue­rri­lle­ros, de extorsio­nis­tas y de pro­mo­to­res del te­rro­ris­mo, sin prue­bas, sin tener más argu­men­tos que los pro­pios del uri­bis­mo que apela a crear am­bien­tes peligrosos para quie­nes lu­chan por la jus­ti­cia so­cial. De lo an­te­rior da cuen­ta una no­ti­cia pu­bli­ca­da en el muro del Fa­ce­book del al­cal­de, en la que acusa a ASCAL G de “usur­pa­do­ra del es­pa­cio que deja la gue­rri­lla”. Humberto Sánchez, alcalde de San Vicente del Caguán.

“Por el sec­tor de San Juan del Lo­sa­da hay una ONG que se llama Aso­cia­ción Cam­pe­si­na Am­bien­tal Lo­sa­da Gua­ya­be­ro, ASCAL G, que de una u otra manera quie­re usur­par el es­pa­cio que deja la gue­rri­lla en cuan­to a la extorsión”, dijo el al­cal­de uri­bis­ta de San Vi­cen­te del Ca­guán.

En otra ex­pre­sión que mues­tra la frial­dad del fun­cio­na­rio, este llegó a asegurar que los lí­de­res de ASCAL G “no son nin­gu­nos cam­pe­si­nos. Al parecer una can­ti­dad de de­lin­cuen­tes…”.

Ex­tra­li­mi­ta­ción de sus fun­cio­nes

Los cons­tan­tes ata­ques del al­cal­de con­tra el mo­vi­mien­to so­cial y agra­rio fueron de­nun­cia­dos por la Unión de Or­ga­ni­za­cio­nes So­cia­les de San Vi­cen­te del Ca­guán, UNIOS, a los seis meses del go­bierno de Sán­chez Ce­de­ño. En un co­mu­ni­ca­do que pu­bli­có en su mo­men­to Recp-Sur, se de­nun­ció que el al­cal­de “no mues­tra efi­ca­cia en su­pri­mir las prác­ti­cas de se­ña­la­mien­to y criminalización a la or­ga­ni­za­ción y a la pro­tes­ta so­cial, como una forma de am­bien­tar el ca­mino hacia la cons­truc­ción de una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra”.

Ade­más, se dio a co­no­cer en el co­mu­ni­ca­do, el in­cre­men­to en los atro­pe­llos por parte de la fuer­za pú­bli­ca, en con­co­mi­tan­cia con el dis­cur­so del al­cal­de. En el co­mu­ni­ca­do se ex­pre­sa lo si­guien­te:

“Se ha ve­ni­do in­cre­men­tan­do las ex­tra­li­mi­ta­cio­nes en las fun­cio­nes por parte de las au­to­ri­da­des ar­ma­das, quie­nes si­guen en­tor­pe­cien­do y atro­pe­llan­do cam­pe­si­nos in­de­fen­sos, que­man­do en­ce­res, ro­ban­do ma­te­ria­les de tra­ba­jo y ha­cien­do ju­di­cia­li­za­cio­nes sin el de­bi­do pro­ce­so, ac­cio­nes que se han ve­ni­do desa­rro­llan­do en la zona de re­ser­va cam­pe­si­na del Pa­to-Bal­si­llas y las zonas ve­re­da­les de la ins­pec­ción de campo her­mo­so como en la Novia Ce­les­tial.

Ade­más hay un total si­len­cia­mien­to ante ac­cio­nes de tipo de te­rror psicológico pa­ra­mi­li­tar por la apa­ri­ción de gra­fi­tis y pan­fle­tos tanto en la zona ur­ba­na como rural que aus­pi­cian un am­bien­te en con­tra del es­ce­na­rio de cons­trucción de paz que hoy la na­ción as­pi­ra.

Junto a esto no ha ha­bi­do ac­cio­nes con­cre­tas por la in­ves­ti­ga­ción de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, que vie­nen apa­re­cien­do abier­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos en las zonas de Puer­to Lo­za­da, la Unión y Cris­ta­li­na del Lo­za­da, ha­cien­do empadronamientos y ame­dren­tan­do a la po­bla­ción”.

No son he­chos ais­la­dos

Con estos an­te­ce­den­tes, para las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de Ca­que­tá, el asesinato de Erley Mon­roy no se trata de un hecho ais­la­do, sino que corresponde a una es­tra­te­gia cri­mi­nal que ade­más de bus­car em­pa­ñar con acu­sa­cio­nes te­me­ra­rias y pe­li­gro­sas a los lu­cha­do­res so­cia­les, quie­re borrarlos del ca­mino de­mo­crá­ti­co que se está abrien­do con el Acuer­do de Paz.

Ante esto, el Cen­tro De­mo­crá­ti­co y en es­pe­cial el al­cal­de de San Vi­cen­te del Ca­guán, han guar­da­do ab­so­lu­to si­len­cio. Pero cuan­do se trata de cri­mi­na­li­zar a los lí­de­res so­cia­les y agra­rios, su pa­la­bra sí ha es­ta­do pres­ta para acu­sar y des­in­for­mar, crean­do am­bien­tes pe­li­gro­sos que pue­den ter­mi­nar en la muer­te de los di­ri­gen­tes so­cia­les, como de hecho le ocu­rrió a Erley Mon­roy.

Otro ase­si­na­to

Y mien­tras se de­nun­cia­ba el caso de Erley Mon­roy, Recp-Sur co­no­ció de primera mano otro ase­si­na­to. Según in­for­mes de ha­bi­tan­tes de la ve­re­da Plata­ni­llo, re­gión de Lo­za­da, ju­ris­dic­ción del de­par­ta­men­to de Meta, hacia las 9:30 de la noche de ayer, fue ase­si­na­do en su pro­pia casa el líder cam­pe­sino Di­dier Lo­za­da Ba­rre­to.

Tes­ti­gos de los he­chos con­fir­ma­ron a este medio que el ase­si­na­to de ‘Mango’, como era co­no­ci­do el hoy oc­ci­so, fue per­pe­tra­do por una per­so­na que portaba pa­sa­mon­ta­ñas.