Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Arhuacos marcharon en Valledupar contra minería en Sierra Nevada
Libardo Muñoz / Sábado 25 de noviembre de 2017
 
JPEG - 45 KB
Foto: La Plena - Prensa Alternativa y Popular del Caribe

Indígenas arhuacos se tomaron las calles de Valledupar, Cesar, y marcharon en orden para exigir el respeto a la Sierra Nevada de Santa Marta contra la minería y otras formas de explotación que ponen en peligro los recursos de la tierra.

La marcha arhuaca llegó hasta el frente de la alcaldía de Valledupar, con la participación de mujeres y niños, todos luciendo su vestimenta original.

La demostración fue dirigida por el Resguardo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde tienen sus viviendas las cuatro tribus organizadas en la Confederación Indigena Tayrona que hizo saber al gobierno nacional que van a defender la tierra, pues eso está dentro del Acuerdo de Paz, contra los desalojos y el paramilitarismo.

"Tenemos muy clara nuestra visión de la tierra, la cultura y la defensa de la comunidad arhuaca en peligro de desaparecer", declaró un activista de la CIT.

En la marcha de Valledupar los arhuacos exigieron un diálogo con el Estado que se fundamente en el respeto territorial, la cultura, la tradición y el gobierno propio y autónomo.

Denunciaron los arhuacos que en la actualidad están activas 160 minas en la Sierra Nevada, letales por la contaminación que cae sobre la Ciénaga Grande de Santa Marta de manera silenciosa, sin que el país se entere de esto. Además, en manos del gobierno colombiano hay algo más de 300 solicitudes para abrir nuevas minas.

JPEG - 38.2 KB
Foto: La Plena - Prensa Alternativa y Popular del Caribe

"Exigimos que se suspenda la expedición de permisos para más minas en la Sierra Nevada de Santa Marta, pues en este momento funcionan 132 proyectos y por lo menos hay siete bloques mineros activos", informó la coordinación de la marcha.

En la Sierra Nevada de Santa Marta los mineros represan ilegalmente los ríos y construyen obras civiles, que son parte agravante del atentado ecológico contra los suelos y las fuentes de agua. Detrás de la minería de la Sierra Nevada de Santa Marta se oculta la mano asesina del paramilitarismo.

El Resguardo Arhuaco de la Sierra Nevada le reclama al gobierno colombiano que nombre una autoridad ambiental delegada a la que se pueda acudir sin demoras, que se haga realidad todo lo que se les prometió dentro del Plan Nacional de Desarrollo.

Anunció la Confederación Indigena Tayrona que se solicitará una veeduría internacional a la Organización de las Naciones Unidas, para frenar la minería, el desalojo, el desplazamiento humano y el paramilitarismo, en vista de que el Estado colombiano es inoperante ante esta situación.