Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Hombres armados impiden participación de comunidad en socialización de programa de sustitución de cultivos
 
JPEG - 40.4 KB
Foto: Bibiana Ramírez, Agencia Prensa Rural.

Las comunidades de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra han estado en total disposición de sustituir los cultivos de uso ilícito, en apoyo a la pronta implementación del punto 4 del Acuerdo Final de Paz, pese a los incumplimientos y falta de garantías por parte del Gobierno Nacional. Ahora, vemos con enorme preocupación el riesgo que corren estas comunidades por la presencia de grupos armados ilegales que amenazan la seguridad de campesinos y campesinas cultivadoras.

El pasado viernes 24 de noviembre, en la vereda Cerro Azul del municipio de San Pablo, Bolívar, nueve hombres armados apoyados por otros tres, al parecer compradores de pasta de coca, impidieron que la comunidad del caserío participara de la socialización del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito – PNIS. Además de apoderarse de elementos logísticos para el desarrollo de la jornada.

Cabe resaltar que el PNIS contiene planes integrales de desarrollo con participación de comunidades en el diseño, ejecución y evaluación de programas de sustitución y recuperación ambiental de las áreas afectadas por los cultivos de coca, marihuana y amapola, para lo que las comunidades campesinas del valle del río Cimitarra y del Magdalena Medio en general, han dado su firme compromiso que aporte a la implementación, por lo cual, han conformado la Coordinadora Regional de Cultivadores de Coca, Marihuana y Amapola – COCCAM Bolívar, desde donde aportan en la construcción de un plan de sustitución con participación del campesinado.

Denunciamos y rechazamos todo acto de violencia que atente contra la integridad y la vida de los hombres y mujeres de nuestras comunidades, exigimos garantías para la seguridad y la sustitución gradual y concertada de los cultivos de uso ilícito de la región. También hacemos el llamado a la administración municipal y a la Asociación de Juntas de Acción Comunal - ASOJUNTAS de San Pablo, Bolívar, para que se pronuncien ante los graves hechos y propicien una investigación que esclarezca lo ocurrido, resaltando su compromiso con la construcción de paz en el territorio.