Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El campesinado del Catatumbo continúa reivindicando sus derechos
"El campamento humanitario es un ejercicio de democracia": monseñor Camilo Castrellón
Reinaldo Cañizares Ardila / Jueves 28 de mayo de 2009
 

El obispo de la Diócesis de Tibú, monseñor Camilo Fernando Castrellón Pizano, en diálogo con La Opinión, dijo que está dispuesto a ser facilitador entre la comunidad que está asentada en el campamento de refugio humanitario y los gobiernos nacional, departamental y municipal.

El prelado aseguró que quienes están allí son un grupo de personas que dentro del respeto a la ley y sin necesidad de violencia ni agresividad quieren ser escuchadas, plantear sus necesidades y concertar así mismo las soluciones.

“Esas soluciones no deben venir desde afuera. Las soluciones no se hacen en los escritorios de los grandes tecnócratas. Las soluciones hay que encontrarlas en las comunidades y con las comunidades”, manifestó monseñor.

El alto jerarca, fue enfático en decir que en la región se hace necesario aceptar la diferencia y no clasificar a la gente.

“Se ha cometido el error de clasificar a todos los que tienen cultivos ilícitos como delincuentes y eso no es verdad. Hay que diferenciarlos; unos cultivan porque quieren el enriquecimiento fácil y están metidos en el mundo de la droga, otros porque los obligaron y hay otros que cultivan porque no tienen otras alternativas”, explicó el obispo de la diócesis de Tibú.

Dijo que no se debe clasificar, ni perseguir a quienes van al Refugio puesto que esto es solo un ejercicio de democracia.

Monseñor Camilo Fernando Castrellón Pizano es vicepresidente de la Comisión Regional de Reconciliación de Arauca y Norte de Santander, creada el año pasado con la finalidad del acercamiento, los diálogos, la concertación y conciliación para abrir las ventanas y prestarse, incluso, para la liberación de las personas.

Personero negó versión de la comunidad

El personero de Tibú, Manuel Eduardo Jaimes Olivares, negó haber dicho que el campamento de refugio humanitario estaba recibiendo ayuda económica del gobierno venezolano para el sostenimiento y mantenimiento.

“Seguramente hubo una mala interpretación de alguien que oyó cuando dije que los que estaban en el campamento tienen la intención de gestionar y buscar apoyo internacional para ejecutar unos proyectos que están elaborando”, aclaró el representante del ministerio público.

Agregó que no citó cifras porque desconoce qué visión de proyecto tiene Ascamcat y tampoco con qué recursos están sosteniendo el campamento.

La aclaración de Jaimes Olivares obedece a la acusación que le hicieron varios dirigentes de la Asociación de Campesinos de El Catatumbo (Ascamcat) en el campamento humanitario , sobre una supuesta versión relacionada con una aparente ayuda económica que el gobierno de venezolano habría dado para mantener el campamento.

De otra parte, el presidente del Concejo de Tibú, Jorge Humberto Cáceres Laguado, y su homólogo Pablo Robles, coincidieron en afirmar que los 13 concejales de ese municipio están dispuestos a reunirse con los directivos de Ascamcat en el caserío de La Gabarra y no en el campamento como inicialmente se había planteado.