Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::

Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ponencia de la abogada Yenly Méndez en la cuarta acción humanitaria al Nordeste Antioqueño
Las ejecuciones extrajudiciales son parte de una estrategia del Estado
Colectivo Antígona / Domingo 26 de julio de 2009
 

Del 15 al 19 de mayo de 2009 se efectuó la cuarta acción humanitaria al Nordeste Antioqueño, celebrada en la vereda Puerto Nuevo Ité del municipio de Remedios, convocada por Cahucopana y acompañada por más de 50 organizaciones sociales, instituciones y entidades.

Entre las actividades realizadas, asistimos a la ponencia con el tema de las ejecuciones extrajudiciales, presentado por la doctora Yenly Méndez, de Humanidad Vigente, con la siguiente argumentación: Las ejecuciones extrajudiciales son parte de una estrategia sistemática del estado colombiano, tanto es así que para hacer continuo este accionar se soporta el mismo en la impunidad.

La clase dominante ha entregado todos los recursos políticos y económicos para que se continúe con el accionar que desde hace varios años se ha implementado en el país. Para ello se han creado las fuerzas clandestinas del estado colombiano, llamadas paramilitares. Prueba de ello son los registros dejados por el trabajo realizado por el proyecto Colombia Nunca Más, Crímenes de Lesa Humanidad. Ahora se legaliza la impunidad por medio de la supuesta desmovilización de los grupos paramilitares.

El hecho de que se omita el deber de actuar frente al robo de nuestros recursos naturales por parte del Gobierno Nacional es también una forma de impunidad.

Volviendo al tema de las ejecuciones extrajudiciales, en el gobierno de Uribe Vélez ha habido un aumento del 67%. Desde el inicio de su gobierno, se han denunciado alrededor de 1.200 ejecuciones extrajudiciales. Los casos que se presentan en diferentes escenarios, algunos en el campo con campesinos desprevenidos y otros con estrategias tales como las demostradas en el caso de los jóvenes de Soacha. Sea el momento de recordar el caso de los tres sindicalistas en Arauca en donde el estado colombiano justifica su ejecución porque simplemente tenían orden de captura.

Se hace un llamado a la población para que se movilice y se haga sentir en exigencia de respeto a sus derechos. Se necesita la unidad de la población como ocurrió el año pasado en la vereda San Francisco, donde la comunidad impidió que el Ejército Nacional se llevara el cuerpo de un anciano a quien pretendían pasar como guerrillero muerto en combate.

Hoy desde acciones articuladas de organizaciones defensoras de derechos humanos se están proyectando denuncias a nivel internacional. Esto es un esfuerzo en la tarea de búsqueda de justicia y reparación integral a las víctimas de este delito de lesa humanidad. Aunque se dio la destitución de miembros de la Fuerza Pública, no se han adelantado las acciones penales pertinentes. En el periodo 2007 - 2008 se publicitó desde los medios de comunicación los supuestos positivos que resultaron ser crímenes de lesa humanidad.