Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Comunicado público
Sancionado el reaccionario Estatuto Rural
Fragmentada la institucionalidad del sector. Ahora vendrán los ajustes. Los trabajadores: ¡alerta!
Sintraincoder / Viernes 27 de julio de 2007
 

Como se veía venir, a pesar de las desinformaciones de unos y las ilusiones de otros, el pasado 25 de julio fue sancionada la ley 1152 o mal denominada de “desarrollo rural”, que no sólo cercena los derechos y aspiraciones de las comunidades indígenas, negras y campesinas del país y privilegia los apetitos de las transnacionales y el capital nacional – en cuanto entrega la soberanía alimentaria y el campo a sus intereses - sino que atomiza la institucionalidad del sector y traerá serias dificultades a muchos trabajadores que, en razón de los ajustes, ven amenazada su estabilidad laboral.

Es inconcebible, por decir lo menos, que cuando en el subcontinente se están produciendo cambios positivos a favor de las comunidades rurales y de la cosa pública, en el país se esté retrocediendo décadas y se aprueben leyes como la actual que con cambios sustanciales en su contenido desconoce derechos ganados en las sucesivas luchas de las comunidades rurales y de paso, se desarticule la institucionalidad que al crearse hace cuatro años buscaba mayor integralidad y eficiencia, con la creación del Incoder en reemplazo de cuatro entidades liquidadas al inicio del primer gobierno Uribe Vélez.

Con las pocas funciones asignadas por la ley al Incoder, su gestión se verá mucho más reducida, con lo que se cumple lo que desde Sintraincoder siempre se dijo acerca de la transitoriedad que este instituto tendría desde su creación, y como van las cosas, en pocos años el gobierno encontraría la justificación para su liquidación, sin pena ni gloria.

No se podrá argumentar bajo ninguna circunstancia entonces, que los trabajadores somos los responsables del descalabro institucional. Los verdaderos y únicos responsables son y serán el gobierno central, el Ministerio de Agricultura y los congresistas de la “bancada” mayoritaria que, sin detenerse en los efectos que sus decisiones generan, van llevando de tumbo en tumbo los destinos de la nación.

En este contexto, corresponde a los trabajadores del Incoder sumarse masivamente a las distintas formas de movilización que las comunidades están organizando y llevando a cabo, para denunciar los atropellos que de manera “legal” se les hacen, acompañar las demandas de inconstitucionalidad que se presentarán contra la ley y prepararse para defender el derecho al trabajo y a la estabilidad laboral.

Desde Sintraincoder manifestamos que ya tenemos lista la propuesta de estructura organizativa y de planta que permitirá lograr presencia institucional en todos los departamentos del país –como la confusa ley lo establece - como también que la inmensa mayoría de los actuales trabajadores mantengan su puesto de trabajo y con criterios como la ruralidad, se procure servir de mejor manera a las comunidades con los programas que a partir de ahora se le asignan a la entidad.

A partir de la próxima semana, socializaremos la propuesta, a la espera que sea acogida y defendida por todos los trabajadores, a fin de poderla viabilizar frente a las instancias decisorias.

Sin embargo, conocedores del talante del gobierno y sus representantes, es previsible que el posicionamiento y viabilización de la propuesta no sea fácil, por lo que debemos prepararnos para esa difícil lucha, en pos de defender nuestros derechos y el de las comunidades.

Por ello, también en esta ocasión, el futuro de los trabajadores está en las manos de cada uno de ellos. Usted compañero entonces, tiene la palabra y la posibilidad concreta de aportar al propósito común de defender, con decisión y sin dilaciones, su derecho al trabajo. ¡Ahí estaremos!

De otro lado, frente a los hechos, exigimos de la gerencia directrices claras acerca del qué hacer por parte de los funcionarios, en cuanto a la atención de los usuarios de los distintos programas que atendía el instituto y que ya no son de su competencia, así como también los que continúan estando bajo su gestión.