Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La conferencia internacional por la paz en el país vasco se dirige a ETA, a los gobiernos y a las fuerzas políticas para que afronten la solución del conflicto
Gara / Martes 18 de octubre de 2011
 

Los expertos internacionales han pedido a ETA a que declare el cese definitivo de su actividad armada y solicite un diálogo a los gobiernos español y francés para abordar las consecuencias del conflicto. En caso de que la organización armada accediera a su petición, instan a Madrid y París a que acepten entablar conversaciones. También se han dirigido a los agentes políticos y sociales para que dialoguen y consulten las cuestiones políticas a la ciudadanía.

En primer lugar, piden a ETA que haga "una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada" y que "solicite diálogo con los gobiernos de España y Francia para tratar exclusivamente de las consecuencias del conflicto".

En caso de que la organización armada respondiera positivamente a su petición, instan a los gobiernos español y francés a "darle la bienvenida y aceptar iniciar conversaciones para tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto".

En tercer lugar hacen un llamamiento a que se den "pasos profundos para avanzar en lal reconciliación, reconocer, compensar y asistir a todas las víctimas, reconocer el dolor causad y ayudar a sanar las heridas personales y sociales".

Los expertos subrayan que desde su experiencia en la resolución de conflictos hay "otras cuestiones que si son tratadas pueden ayudar a alcanzar una paz duradera" y, en ese sentido, sugieren a los "actores no violentos" y representantes políticos "que se reúnan y discutan cuestiones políticas, así como otras relacionadas, con una consulta a la ciudadanía", ya que a su entender ello "podría contribuir a una nueva era sin conflicto". "En nuestra experiencia terceras partes observadoras o facilitadoras ayudan el diálogo. Aquí el diálogo también podría ser asistido por facilitadores internacionales si así fuese decidido por las partes", destacan. Finalmente, muestran su disposición a "organizar un comité de seguimiento" de sus recomendaciones.

Ha llegado la hora de finalizar la última confrontación armada

En su intervención, el ex primer ministro irlandés, Bertie Ahern ha explicado que han acudido a Euskal Herria porque creen que "ha llegado la hora y la posibilidad de finalizar la última confrontación armada en Europa" y que ese objetivo "puede ser alcanzado ahora con el apoyo de toda la ciudadanía, de sus representantes políticos y con el de Europa y de la comunidad internacional".

Ha querido aclarar que no han venido "para imponer algo o pretender que tenemos el derecho o la autoridad de dictar a la ciudadanía de este país, a sus diversos actores y a sus representantes políticos qué se debe hacer", sino que han venido "con buena fe y con la esperanza de poder ofrecer ideas desde nuestra propia experiencia resolviendo largos conflictos que afligieron a nuestras propias sociedades y pueblos, así como de otros que ayudamos a resolver".

Desde su experiencia saben que "terminar con una situación de violencia y conflicto y lograr una paz duradera nunca es fácil, se requiere valentía, voluntad de tomar riesgos, compromisos profundos y generosidad y visión de hombre de Estado".

Han destacado que "la paz viene cuando el poder de la reconciliación pesa más que los hábitos del odio, cuando la posibilidad del presente y del futuro es infinitamente mejor que la amargura del pasado".

Los expertos aseguran "que cuando hay una verdadera oportunidad para alcanzar la paz debe ser aprovechada". A su parecer, "la creciente exigencia de la ciudadanía de este país y sus representantes políticos para superar el conflicto mediante el diálogo, la democracia y la completa no violencia ha creado esta oportunidad".

En base a ello, inciden en que "es posible terminar hoy con más de 50 años de violencia y alcanzar una paz justa y duradera".

DECLARACIÓN

Hemos venido al País Vasco hoy porque creemos que ha llegado la hora y la posibilidad de finalizar la última confrontación armada en Europa.

Creemos que este objetivo puede ser alcanzado ahora con el apoyo de toda la ciudadanía, de sus representantes políticos y con el de Europa y la amplia Comunidad Internacional. Queremos aclarar que no hemos venido aquí hoy para imponer algo o pretender que tenemos el derecho o autoridad de dictar a la ciudadanía de este país, a sus diversos actores y a sus representantes políticos qué se debe hacer.

En cambio, hemos venido con buena fe y con la esperanza de poder ofrecer ideas desde nuestra propia experiencia resolviendo largos conflictos que afligieron a nuestras propias sociedades y pueblos, así como de otros que ayudamos a resolver.

Sabemos desde nuestra propia experiencia que lograr terminar con una situación de violencia y conflicto, y lograr una paz duradera nunca es fácil. Se requiere valentía, voluntad de tomar riesgos, compromisos profundos, generosidad y visión de hombre de estado. La paz viene cuando el poder de la reconciliación pesa más que los hábitos del odio; cuando la posibilidad del presente y del futuro es infinitamente mejor que la amargura del pasado.

Sabemos también de nuestra propia experiencia que cuando hay una verdadera oportunidad para alcanzar la paz debe ser aprovechada. La creciente exigencia de la ciudadanía de este país y sus representantes políticos para superar el conflicto mediante el diálogo, la democracia y la completa no violencia, ha creado esta oportunidad.

En base a esto creemos que es posible terminar hoy con más de cincuenta años de violencia y alcanzar una paz justa y duradera.

Por todo ello:

1.- Llamamos a ETA a hacer una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada, y solicitar diálogo con los gobiernos de España y Francia para tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto.

2.- Si dicha declaración fuese realizada instamos a los gobiernos de España y Francia a darle la bienvenida y aceptar iniciar conversaciones para tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto.

3.- Instamos a que se adopten pasos profundos para avanzar en la reconciliación, reconocer compensar y asistir a todas las víctimas, reconocer el dolor causado y ayudar a sanar las heridas personales y sociales.

4.- En nuestra experiencia de resolver conflictos hay a menudo otras cuestiones que si son tratadas pueden ayudar a alcanzar una paz duradera. Sugerimos que los actores no violentos y representantes políticos se reúnan y discutan cuestiones políticas así como otras relacionadas al respecto, con consulta a la ciudadanía, lo cual podría contribuir a una nueva era sin conflicto. En nuestra experiencia terceras partes observadoras o facilitadoras ayudan el diálogo. Aquí, el diálogo también podría ser asistido por facilitadores internacionales si así fuese decidido por las partes involucradas.

5.- Estamos dispuestos a organizar un comité de seguimiento de estas recomendaciones.