Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La masacre de San Pablo
Las víctimas del 8 de Enero viven
Francisco González / Martes 7 de febrero de 2012
 

Las víctimas de la masacre de San Pablo ocurrida el 8 de Enero de 1999 son: Ramiro del Cristo Ulloa, José Daniel Ayala, Matías Antonio Díaz, Samuel Antonio Pardo, Olinto Fuentes, Miriam Riobo, Fabián Ramírez, Luis Alfredo Sereno, Rubén Darío Encizo, Claudio Liévano, Vicente Guaiteros,, Reinaldo Jiménez, Ramiro Vásquez.

Ellos eran un exalcalde del municipio, un candidato a la alcaldía, profesores, ama de casa, menor de edad, empleados, jornaleros, campesinos, personas del común que departían en lugares públicos del día 08 del mes de enero del año de 1.999. Hasta allí les llegó la muerte.

Apareció un grupo de paramilitares al mando de Julián Bolívar quienes venían con la orden expresa de matar a todo el que estuviera en el camino porque supuestamente hacían parte de la guerrilla de las Farc. Esa fatídica noche llegaron al puerto del municipio y entraron por la calle principal donde empezaron el recorrido de la muerte. Llegaron a los billares “PUERTO COLOMBIA” donde masacraron a sus primeras víctimas, en la calle siguieron con el terror asesinando a transeúntes que a las 10 de la noche se encontraban allí. Pasaron por la cantina “EL PARAISO” donde dejaron huérfanos, viudas y novias comprometidas; se dirigieron a la discoteca “LOS ESPEJOS” donde terminaron su labor: terminar de masacrar otras personas hijos e hijas de San Pablo. Cumplieron su mandato. Sembraron el miedo y el terror entre la población.

Doce años después las familias aún no han tenido respuestas sobre sus seres queridos y sólo se quedaron con un auxilio fúnebre de $400.000 que les dio la gobernación de Bolívar para gastos mortuorios.

Las familias se sienten solas, desamparadas de las Leyes y de la justicia y ni siquiera han podido dignificar el nombre de sus seres queridos porque el autor intelectual en versión por la Ley de justicia y Paz anotó que ellos tenían plenamente confirmado que estas personas hacían parte de las guerrillas de las Farc.

Está bien clara la omisión y la complicidad que tuvo esta operación paramilitar con la policía y el ejército de Colombia porque no defendieron en ningún momento a la población civil del ataque. Esto lo confirmó también en versión Julián Bolívar.

Que siga viva la memoria de nuestras víctimas como la llama de la luz que alumbran nuestras esperanzas.