Agencia Prensa Rural
Loading
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Elecciones regionales y parapolítica
César Jerez / Martes 30 de octubre de 2007 / italiano
 

Fundador y redactor de la Agencia Prensa Rural. Geólogo de la Academia Estatal Azerbaijana de Petróleos (exURSS). En Bakú obtuvo una maestría en geología industrial de petróleo y gas. Es profesor y traductor de idioma ruso. Realizó estudios de gestión y planificacion del desarrollo urbano y regional en la Escuela Superior de Administración Pública -ESAP de Bogotá. Desde 1998 es miembro de la ACVC. Actualmente coordina el equipo nacional dinamizador de Anzorc. Investiga y escribe para diversos medios de comunicación alternativa.

Temas relacionados

Los colombianos eligieron el pasado domingo 28 de octubre 18.500 cargos regionales: gobernadores, alcaldes, concejales y diputados (legisladores regionales).

El periodo preelectoral estuvo marcado por el asesinato de 29 candidatos, las amenazas sobre candidatos de izquierda y las reiteradas denuncias sobre trasteo y compra de votos (modalidades de presunto fraude electoral).

El Partido de la U, fundado por Uribe, obtuvo 7 gobernaciones y 123 alcaldías. El resto de formaciones electorales uribistas, casi todas vinculadas a los escándalos de la narco–para–política, como se ha denominado en Colombia a los nexos entre políticos, mafias y estructuras sicariales paramilitares, contrario a lo que se esperaba, crecieron en las regiones, aunque no ganaron gobernaciones. Los conservadores, aliados en el gobierno de Uribe, obtuvieron 5 gobernaciones y 240 alcaldías. Los liberales por su parte lograron 6 gobernaciones y 206 alcaldías.

El Polo Democrático Alternativo (PDA), coalición de formaciones de centro e izquierda, duplica en todo el país su representación en las corporaciones públicas. El Polo logró la gobernación de Nariño y en coalición con el Partido Liberal, alcanzó las gobernaciones de Santander y Atlántico.

Pero tal vez el resultado más adverso para el gobierno fue el de Bogotá, donde el candidato del PDA, Samuel Moreno Rojas, fue elegido Alcalde Mayor para el período comprendido entre el 2008 y el 2011. A su vez, el Polo pasó de 8 a 11 concejales en esta ciudad.

A pesar de los señalamientos de Uribe a través de los medios de comunicación durante la última semana contra el candidato del Polo, donde lo acusaba de nexos con las FARC, Samuel Moreno obtuvo 900 mil votos.

El análisis cuantitativo de los resultados deja ver que Uribe mantiene una mayoritaria influencia en las administraciones locales y regionales. Pero se observa un crecimiento paulatino de las formaciones de izquierda, aunque menos que lo esperado.

El mapa político electoral colombiano se mantiene tal vez gracias a tres fenómenos característicos de las elecciones en Colombia: la abstención, la gran influencia de los medios masivos de información, que respaldan incondicionalmente a Uribe, y la corrupción, que en forma de clientelismo se observa en cada jornada electoral.

El día de ayer un noticiero de televisión mostraba cómo se compraban votos a 30 mil pesos (10 euros) o cómo se cambiaban votos por alimentos, tejas, ladrillos y cemento, algo "normal" en Colombia.

La sombra de la trampa electoral explica los disturbios en cerca de 10 localidades colombianas, con el resultado de un muerto y decenas de heridos, como protesta ante presuntos fraudes. En Cimitarra, Ciénaga de Oro y Pradera, los furibundos manifestantes quemaron las sedes del organismo electoral y otros edificios de instituciones públicas.