Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

"Familias en Acción", las limosnas del poder o las técnicas del biopoder
Horacio Duque Giraldo / Viernes 19 de octubre de 2012
 

Hay revuelo entre los pobres, entre miles de familias del Sisben 1, de desplazados e indígenas porque se acaba el tiempo para registrarse ante el Departamento Administrativo para la Prosperidad Social, el super Ministerio de Santos para el control de 28 millones de colombianos en condiciones de miseria.

En Bogotá, donde la super millonaria Gina Parody es la gran benefactora, en Cúcuta, en Medellín, en Armenia, en Barranquilla, las mujeres hacen interminables e inhumanas colas para recoger estas migajas del poder oligárquico, antes de que se venza el tiempo. Familias en Acción es un programa de subsidios estatales que se inició con el Plan Colombia, durante el gobierno de Andrés Pastrana, como un componente de la guerra contrainsurgente financiado por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y el Comando Sur, contra la población campesina y la resistencia agraria revolucionaria.

Recientemente fue oficializado por el poder legislativo con la Ley 1532 de junio 7 de 2012. Tiene 15 artículos y su vigencia presta méritos para acciones legales ante los jueces y tribunales constitucionales. Bien puede ser que abogados progresistas incoen acciones ante la Corte Constitucional en la perspectiva de la esencia de los derechos humanos fundamentales y universales.

Familias en acción son las limosnas del poder oligárquico.

Es la expresión de las tecnologías neofascistas (santistas) del poder. Es el biopoder que emerge desde la fantasmática hitleriana que implica el uso de numerosas y diversas técnicas demográficas y biológicas para someter y controlar la población, mediante la regulación de la familia. Es parte esencial del funcionamiento del Estado de la oligarquía neofascista colombiana, que simula una mutación desde las masacres, las desapariciones, los magnicidios, el desplazamiento (de 6 millones de seres humanos), la tortura, la cárcel y demás recursos de la violencia, hacia cierta aparente condescendencia con los pobres de la nación que es la tercera en inequidad por todo el planeta.

Familias en acción o la repugnante limosna del poder que consiste en la entrega condicionada o periódica de una transferencia monetaria miserable para completar dizque el ingreso y "mejorar" la salud y educación de los miserables.

Es la reproducción de una subjetividad de los mínimos con seres de segunda categoría para apalancar la reproducción del poder de la casta privilegiada que domina la sociedad.

Hay que construir una subjetividad de la dignidad para que el poder popular sea una realidad.