En Cartagena del Chairá
Detenidas arbitrariamente 115 personas

Prensa Rural

La persecución a campesinos y ciudadanos comunes y corrientes con base en la política de "seguridad democrática" ha acrecentado la cacería de brujas por parte de la Policía Nacional, la Fiscalía, el DAS y las Fuerzas Militares. Así las cosas, en el municipio de Cartagena del Chairá, Caquetá, fueron detenidas arbitrariamente 115 personas, entre comerciantes, transportadores, amas de casa, parceleros, ebanistas, fontaneros, electricistas, locutores, fotógrafos y demás habitantes en general, quienes han sido mostrados a través de los medios de comunicación como auxiliares de la guerrilla. Así lo denunciaron la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, la Asociación Nacional de Ayuda Solidaria, la Corporación Reiniciar, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos y el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos.

Según estas organizaciones defensoras de derechos humanos, el pasado 7 de septiembre en el casco urbano del mencionado municipio, a partir de las 6 de la mañana, en momentos en que la población en general se preparaba para participar del día de mercado, fueron sorprendidos por un gran operativo de las Fuerzas Militares acantonadas en el municipio, pertenecientes al Batallón Larandia, acompañados de la Policía Nacional, el DAS, la Fiscalía y el CTI de Florencia, Caquetá.

Estos organismos de control y seguridad, acompañados de sujetos encapuchados, presumiblemente informantes o desertores, sitiaron a todos los habitantes y campesinos que acudían al mercado en una gran redada, procediendo luego a detener esta gran masa de personas. Los condujeron a la base militar de Idema y luego los trasladaron al Batallón Larandia. Estando allí seleccionaron a Víctor Rodrigo Oime Hormiga, dirigente agrario y comunal; a Manuel Moreno, ex concejal del municipio y a Carlos Arnulfo Meneses, locutor y periodista de la emisora Comunal Estereo. Los detenidos fueron trasladados inmediatamente a Florencia acusados de ser auxiliadores de la guerrilla. Posteriormente los otros detenidos fueron conducidos al Batallón Larandia el lunes sin permitirles llevar ninguna clase de prenda de vestir ni alimentos.

Las organizaciones que denunciaron los hechos exigieron al Gobierno Nacional, a los organismos de control y a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, que intercedan ante la Fiscalía, pidiendo el respeto al debido proceso de todos los detenidos para que se les conceda la libertad, ya que no son insurgentes, ni terroristas, sino trabajadores, padres de familia y líderes sociales.

De la misma manera hicieron un llamado a los medios de comunicación para que también tengan en cuenta la información suministrada por parte de las organizaciones sociales, agrarias, sindicales y de derechos humanos, y no sóolo la de las Fuerzas Militares.

Lo agrario Últimas noticias Conflicto Derechos humanos Plan Colombia Movimientos sociales Desarrollo regional Medio ambiente Opinión Internacional Contáctenos ¿Qué es Prensa Rural?