La Unión Europea preocupada por las amenazas a organizaciones de derechos humanos en Colombia

por Cristiano Morsolin*
16 de junio de 2006

La presidencia y la delegación de la Comisión Europea, a través del embajador de Austria en Colombia, Hans-Peter Glanzer, y el embajador jefe de la delegación de la Comisión Europea para Colombia y Ecuador, Adrianus Koetsenruijter, expresaron su preocupación por amenazas a defensores y organizaciones de derechos humanos en Colombia en rueda de prensa en Bogotá. Los representantes UE han declarado que "en el contexto de las Declaraciones de Londres y de Cartagena, que marcan la cooperación de la UE con Colombia, las conclusiones del Consejo de la UE del 3 de octubre de 2005 y de las directrices comunitarias sobre defensores de los derechos humanos, la Unión Europea, basada en los principios de libertad, democracia, respeto por los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho, se permite recordar a la opinión pública que estos fundamentos son elementos tradicionales de nuestras relaciones exteriores. De igual manera, la UE apoya el papel de las organizaciones de la sociedad civil como actores involucrados en el proceso de adelantar reformas, implementar proyectos de desarrollo, trabajar en la promoción y defensa de los derechos humanos y favorecer una solución negociada al conflicto armado interno que vive Colombia. Vemos con profunda preocupación la reciente intensificación de amenazas y ataques contra reconocidas organizaciones y personas defensoras de los derechos humanos por parte de grupos ilegales".

Por lo menos una veintena de ONG de defensa de los derechos humanos y de movimientos sociales han sido amenazadas desde el 20 de mayo último por parte de "nuevas generaciones paramilitares", según denuncias de los afectados. Las amenazas, por correo electrónico, se han unido a 58 casos de hostigamientos y agresiones a defensores que se han registrado en el país en lo que va del 2006 (www.planetapaz.org/documentos_UE.zip ), dijo en la misma reunión el director de la Fundación Manuel Cepeda Vargas, Iván Cepeda Castro. La presidenta de la Corporación Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Soraya Gutiérrez, observó que desde agosto del 2002, que coincide con la llegada al poder del actual gobierno, han sido asesinados en el pais 45 defensores.

La voz de los defensores de derechos humanos

Ivan Cepeda --Fundación Manuel Cepeda Vargas-- ha subrayado que "estamos desbordados con la lluvia de amenazas que se están produciendo. El miércoles llegó la cuarta colectiva dirigida a los partidos y movimientos políticos de izquierda (te la adjunto). Las otras tres, que vienen firmadas por grupos paramilitares, eran contra organizaciones de derechos humanos, sociales, indígenas y sindicales. También han amenazado a estudiantes y profesores universitarios. El encuentro con el embajador austriaco fue un buen respaldo, pero necesitamos de toda la solidaridad posible, pues se vienen tiempos de guerra sucia que vamos a denunciar durante el Tercer Congreso Nacional de Víctimas que será el 7, 8 y 9 de julio en Bogotá".

(El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado nació el 25 de junio de 2005 como fruto de un extenso acumulado histórico de luchas de las víctimas por los derechos a la verdad, la justicia y la reparación, formado por miembros de comunidades indígenas y afrodescendientes, sindicalistas, mujeres víctimas de desplazamiento forzoso, familiares de detenidos-desaparecidos, sobrevivientes del caso de genocidio contra el partido político Unión Patriótica (UP), en donde más de tres mil integrantes fueron muertos en dos décadas de existencia del mismo, incluyendo al padre del señor Cepeda Castro, el último senador por la UP, señor Manuel Cepeda Vargas, asesinado en 1994). El Movimiento ha sido uno de los actores que más activamente ha denunciado la falta de garantías que ofrece la llamada "Ley de Justicia y Paz" que regula la desmovilización paramilitar, para la consecución de la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas. Según han denunciado, durante su cerca de un año de existencia varios miembros del mencionado movimiento han sido objeto de presiones, registros e incluso del asesinato o desaparición de cerca de 10 líderes pertenecientes a organizaciones que forman parte del mismo).

Camilo Castellanos --coordinador regional Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo-- desde Bogotá expresa "que efectivamente la situación es preocupante. Como usted habrá podido apreciar, el fenómeno del paramilitarismo no corresponde exactamente a una formación con unidad de mando, centralizada y obediente a una misma orientación. Es un fenómeno complejo, como una constelación de fenómenos que obedecen a similar lógica que es la de la exclusión de toda alternativa que no sea el status quo.

Esta constelación es la que hoy reclama la victoria por cuenta de los siete millones de votos del presidente Uribe, la misma que en las vísperas del 28 de mayo amenazaba las ONG. Hoy, aupados por el suceso electoral, estos sectores podrían pretender realizar sus siniestros designios. Por esto es que las preocupaciones expresadas por funcionarios de la Unión Europea tienen sentido y deben ser atendidas".

Jairo Ramírez --Comité permanente por la defensa de los derechos humanos-- es más crítico: "en las semanas antes a la elección presidencial, hubo una avalancha de mensajes y amenazas a defensores y organizaciones de derechos humanos, entre ellas a nuestro comité, provenientes de una supuesta ‘nueva generación de paramilitares’, declarándonos objetivo militar en razón de las criticas que hacemos a la violación sistemática de derechos humanos que se auspicia desde el gobierno. Lo curioso es que el gobierno ha guardado silencio sobre estas amenazas a pesar de que se han hecho muchas denuncias sobre ese particular. Aun después de las elecciones las amenazas siguen llegando. ¿En realidad se trata de una ‘nueva generación de paramilitares’? ¿O de los conocidos paramilitares que aparentemente se habían desmovilizado pero que en realidad mantuvieron intactas sus estructuras criminales? Es decir que no se desmovilizaron y siguen actuando. La UE y otros organismos como las Naciones Unidas se han pronunciado expresando su preocupación por esa realidad, pero a mí me queda la duda del papel ambiguo de la UE, pues de un lado han anunciado recursos para apoyar el proceso y financiar la supuesta desmovilización de los paramilitares y del otro no han querido escuchar la voz de las victimas que reclaman la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación integral. Hay ayuda de la UE para los victimarios, pero no hay el mismo interés de contribuir con el esclarecimiento de la verdad sobre los crímenes cometidos por los grupos paramilitares. Esa dualidad deja muchas dudas en la opinión...".

La respuesta de la Unión Europea

La respuesta de la Unión Europea es más firme desde el protagonismo de la sociedad civil más que de los gobiernos... Christiane Schwarz --Kolko-- de Berlín (Alemania) enfatiza que "nos parece importante y valoramos que la UE se pronuncia públicamente apoyando a los defensores de derechos humanos y destacando su labor importante y legítimo. También nos parece importante que recalcan la responsabilidad del gobierno de garantizar su protección. Sería importante que ese respaldo de la UE se refleje de una manera contundente en todas las relaciones de los países miembros con Colombia, especialmente también en el área de cooperación".

Luis Guillermo Pérez, secretario general de la Federación Internacional de Derechos Humanos - París comenta: "estoy en Nairobi preparando las actividades en derechos humanos para el FSM 2007. Sobre tu pregunta rápidamente te respondo que para nosotros es muy positivo que la UE haya hecho este pronunciamiento a favor de la protección de los defensores de derechos humanos en Colombia. El gobierno de Uribe Vélez debe escuchar este mensaje y, en consecuencia condenar y ordenar la más rigorosa investigación por estas amenazas al tiempo que reconozca públicamente la necesidad y legitimidad del trabajo de los defensores de derechos humanos. De no hacerlo se convierte por omisión en cómplice de las mismas y en responsable directo de cualquier atentado que se produzca contra los defensores de derechos humanos".

Amira Armenta - Programa "Drugs and Democracy", Transnational Institute (Amsterdam) subraya que "ya es hora de que se tome en serio lo que está sucediendo en Colombia en materia de derechos humanos. A diario las informaciones sobre Colombia vienen cargadas de abusos y violaciones a los derechos humanos, que no han suscitado hasta el momento entre las instancias de la comunidad internacional una reacción acorde con la magnitud de la crisis humanitaria que vive el país. Ojalá que el apoyo expresado por la UE tenga continuidad y se transforme en una presión concreta al gobierno colombiano".


Paco Solderon - presidente de la ONG Sodepaz (Madrid) manifiesta que "en los años 70 y 80, bajo la influencia de la doctrina de la ‘seguridad nacional’, impuesta por Estados Unidos, se inició el señalamiento a las organizaciones de derechos humanos en Colombia de ser ‘brazos armados de la subversión’. El denigrar de estas organizaciones y sus militantes ha sido un continuo método estatal para tratar de contrarrestar esa labor de ‘mala imagen’. Desde mediados de los años 80 se empieza a desaparecer y asesinar a los miembros de estas ONG. Para ello se valieron de grupos paramilitares,’escuadrones de la muerte’ y sicarios. Prontamente se conoció que atrás de ellos estaba la mano de los servicios de seguridad del estado. Hoy, con el reciclaje que se le está dando a los paramilitares, que automáticamente limpia a muchos de los que se convirtieron en los principales narcotraficantes del país, se les está asignando el ataque frontal a las ONG de derechos humanos que no se pliegan al lineamiento y discurso que quiere imponer el presidente Uribe. Estos ‘nuevos’ paramilitares deben de imponer el terror entre aquellos que producen la ‘mala imagen’ internacional del gobierno y las fuerzas armadas. La ‘mala imagen’ de un estado no es buena para los negocios. Y Colombia está a la venta con el tratado de libre comercio".

Clemencia Devia --Programa Defensores de Derechos Humanos Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT)-- desde Ginebra ha declarado que "respecto a la grave situación que viven los defensores de derechos humanos, la OMCT ha estado de acuerdo y comparte las manifestaciones emitidas por entidades tan serias como la UE en el sentido de la permanente preocupación por la seguridad y por la integridad física y psicológica no sólo de los defensores de derechos humanos en Colombia y de las organizaciones a las que pertenecen, sino incluso de todos y cada uno de los miembros de sus respectivas familias, los cuales, muchas veces, han sufrido los efectos colaterales de esta grave situación. El compromiso de OMCT sigue vigente y en marzo presentamos el informe anual sobre la situación de los defensores de derechos humanos en el mundo".

La Oficina Internacional de Derechos Humanos-Acción Colombia ha escrito el 1 de junio una carta a los representantes de los estados miembros de la UE y a su presidencia en el marco del seguimiento de las conclusiones del Consejo de Ministros sobre Colombia del pasado 3 de octubre de 2005, donde denuncia que "todo indica que los grupos paramilitares, aun bajo nuevos nombres o estructuras, conservarían su poder político y económico. En lo que se refiere al poder político de los grupos paramilitares, señalamos que ni el marco legal ni las negociaciones han incluido las investigaciones sobre vínculos de los funcionarios públicos con los paramilitares, en especial por parte de los miembros de las fuerzas armadas y de los demás cuerpos de seguridad del estado. A ello se suman la recientes denuncias sobre infiltraciones de paramilitares en el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), que depende directamente del presidente de la República, y en otras instituciones del estado colombiano. Las denuncias se refieren a acciones criminales de altos directores del DAS en asocio con paramilitares que habrían significado la entrega de listas de sindicalistas y defensores de derechos humanos que luego fueron amenazados o asesinados, así como un posible fraude electoral durante las elecciones parlamentarias y presidenciales. La capacidad de incidencia de esas estructuras en los procesos políticos nacionales y regionales ha sido denunciada en el pasado y la situación antes denunciada pareciera confirmar que esta situación se mantiene y podría agravarse aún. Frente a esta situación, sentimos especial preocupación porque se esté favoreciendo un proceso de institucionalización de las estructuras paramilitares al no ser efectivamente desmontadas y al permitirles conservar su poder acumulado mediante el terror. De continuar así, estaría seriamente comprometido el futuro democrático de Colombia. Estamos profundamente preocupados dado que el proceso con los grupos paramilitares no se está dando dentro de una estrategia integral de paz y que las deficiencias en cuanto a los derechos de las víctimas cierran los caminos para una posible reconciliación en el futuro".

Puente Colombia-Europa

En Europa la sociedad civil ha organizado algunos seminarios para mantener viva la atención sobre Colombia. En Madrid es muy activa Acompaz.

En mayo fue lanzado un llamado internacional "El cónsul de Colombia en Milán y sus cómplices deben ser detenidos y juzgados" promovido por Paul-Emile Dupret (GUE/NGL) y Luisa Morgantini --presidenta de la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo, donde se indica "la responsabilidad del cónsul de Colombia en Milán, Jorge Noguera, en una serie de crímenes que han sido perpetrados mientras ejercía el cargo de director del DAS, un servicio de seguridad que depende directamente del presidente Álvaro Uribe Vélez. Las informaciones proporcionadas por el antiguo jefe del servicio de informática del DAS, Rafael García, las cuales fueron cuidadosamente verificadas por los medios de comunicación cercanos al poder en Colombia (1), muestran que el señor Noguera, en calidad de director del DAS, había puesto esta institución al servicio de los grupos paramilitares de Colombia, y había orquestado, junto con el dirigente paramilitar Rodrigo Tovar, alias ‘Jorge 40’, un vasto plan de desestabilización en Venezuela, incluyendo el asesinato de altos funcionarios venezolanos, entre los cuales se encontraba el presidente Hugo Chávez Frías. En mayo de 2004, 104 paramilitares colombianos fueron arrestados en una hacienda cercana a Caracas. Las autoridades judiciales establecieron que este grupo tenia la misión de desestabilizar el país y de asesinar a varios dirigentes, entres los cuales se encontraba el propio presidente. El fiscal general de la Nación, Isaías Rodríguez, tras realizar una investigación exhaustiva, reveló que el explosivo utilizado para asesinar al fiscal Danilo Ánderson, el 19 de noviembre del 2004, había sido suministrado a paramilitares colombianos por el mismo DAS, mientras esta institución era dirigida por el señor Jorge Noguera. Entre las múltiples revelaciones verificadas en estos últimos días por la prensa colombiana, aparece que bajo la dirección del señor Noguera, el DAS hizo desaparecer expedientes de narcotraficantes notorios, y que entregaba a grupos paramilitares listas de dirigentes sindicales, profesores universitarios, y opositores para que fueran asesinados. Varios de ellos han sido víctima de desapariciones forzadas, de asesinatos, o han tenido que exiliarse.

Igualmente se ha comprobado que el señor Noguera dirigió un vasto fraude electoral perpetrado con varios conocidos paramilitares durante las elecciones del 2002 en Colombia, utilizando los sufragios de personas que no fueron a votar. Este fraude permitió al presidente Álvaro Uribe Vélez ser elegido en esta época sin necesidad de una segunda vuelta electoral. En base a todas estas denuncias concordantes, pedimos a las autoridades judiciales italianas, venezolanas y colombianas que emprendan inmediatamente acciones penales contra el señor Jorge Noguera y sus cómplices, para que sean debidamente juzgados y sancionados, si es el caso. Tratándose de acusaciones por crímenes de lesa humanidad, ninguna inmunidad diplomática podrá servir de pretexto para frenar la acción de la justicia".

El 4 de mayo la red italiana Libera ha organizado un taller durante el Foro Social Europeo de Athena, bajo el titulo "Por un desarrollo legal, el contraste y la prevención del crimen organizado". Padre Tonio dell’Olio --coordinador del sector internacional de Libera-- explica que "Libera es hoy una organización de más de 1.200 grupos, asociaciones, escuelas y individuos que la apoyan y que han decidido compartir este importante compromiso civil en favor de la creación de una sociedad alternativa a las mafias. Libera Internacional nace con la intención de constituir una red internacional (Libera International Network) con la finalidad de oponerse a las mafias que actúan cada vez más a nivel mundial en el tráfico de seres humanos, de sustancias estupefacientes, en las eco-mafias, en el lavado de dinero (véase la Declaración de Compromisos de Libera International Network). Con esta visión organizamos este taller donde participó el europarlamentario Vittorio Agnoletto (GUE) que enfocó su ponencia en la necesidad de que Europa ejerza una presión política frente a Colombia, que es el primer socio comercial en el mundo. En los últimos meses la ley de ‘justicia y paz’ ha rehabilitado muchos narcotraficantes que ahora tienen estatus político por el estado. No podemos olvidar que los paramilitares y narcotraficantes colombianos tienen mucha relación con la mafia italiana, en particular la ndrangheta calabresa. Entonces Italia tiene que desarrollar un rol propulsor en UE en esta lucha".

El III Encuentro Europeo de Solidaridad con Colombia se realizó en la ciudad de Madrid los días 26, 27 y 28 de mayo de 2006, con el apoyo de la ONG Sol de Paz Pachakuti que en una nota ha declarado que "la actual situación política, social y económica de Colombia afronta dos frentes de agresión. En primer lugar la política de seguridad democrática de Uribe Vélez sustentada en el autoritarismo militar, la violación sistemática a los derechos humanos y el derecho internacional humanitario y la persecución y desarticulación de los espacios sociales organizados de la población colombiana. El segundo frente incluye la liberación del mercado nacional y la arremetida privatizadora de los activos públicos que conllevan los postulados del tratado de libre comercio en Colombia. Compromisos adquiridos por Uribe Vélez, representante de la ultraderecha colombiana al servicio de los EU. La actual situación económica de Colombia refleja el desarrollo de esta estrategia neoliberal excluyente y ultraderechista. Las estadísticas muestran hoy un empeoramiento cotidiano del desarrollo humano y la carencia de vida digna de la gran mayoría de la población. Aproximadamente 30 millones de colombianos viven en la pobreza y ganan menos de un dólar al día y nueve millones viven en la pobreza absoluta, el 25% de la población en edad de empleo esta desempleada y el PIB ha crecido con un 4% en los últimos tres años. La venta de las empresas públicas hace de Colombia un país totalmente vulnerable. La continuación militar del Plan Colombia en el hoy llamado Plan Patriota, en el que los EU han invertido mas de 300 mil millones de dólares y la política de ‘seguridad democrática’, han agravado y degradado aún más el conflicto interno social y armado".

El martes 13 de junio en Grenoble (Francia) Fernand Meunier, coordinador nacional por la Colombia de Amnistía Internacional ha organizado la conferencia "Resistencia civil y derechos humanos en el conflicto colombiano" enfocando el análisis desde la experiencia de la Asociación de Consejos Comunitarios del Bajo Atrato donde "hay una escalada de violencia por los megaproyectos y el proceso de desmovilización de los paramilitares que roban la tierra a las comunidades indígenas y afrodescendientes para utilizarla ilegalmente en la producción de palma".

El análisis de una refugiada en Europa

Concluimos con la reflexión de Luz Perly Córdoba Mosquera --refugiada política colombiana en Suiza, ex dirigente campesina nominada al premio Nobel de paz 2005. Desde su exilio, esta constructora de paz nos ayuda a leer el puente que une Colombia con Europa: “respecto del resultado de las elecciones; es un resultado anunciado, lo cierto es que el establecimiento lleva toda una vida en el poder y en todo este tiempo ha consolidado una de las más grandes maquinarias electoreras de América latina, son varias las razones por la que ‘ganó’ Uribe, las mas relevantes tienen que ver con el clientelismo, la compraventa de votos, la paramilitarización de vida civil, como una forma represiva y violenta pero efectiva para mantenerse en el poder.

a) El clientelismo: Con un candidato presidente como Uribe participando se tuvo toda la maquinaria del estado al servicio exclusivo de su reelección, esto tiene una dimensión inimaginada. En un país donde el desempleo supera el 20% y el subempleo más del 30%, donde de los 41.5 millones de habitantes, 23.4 millones son pobres, 7.7 millones viven en la indigencia y 3.5 millones están desplazados por la acción de los macroproyectos económicos de las multinacionales. Con este panorama es muy fácil que el gobierno ofrezca ordenes de trabajo por tres meses, mercados, planes de vivienda, cupos en el Sisbén (salud para los estratos más pobres), cupos en los colegios públicos, universidades publicas, contratos de prestación de servicios entre otros a cambio de los votos de millones de personas que hoy día viven en la más absoluta pobreza, sin lo mínimo para sobrevivir. Es normal en Colombia ver en los últimos días de campaña carros de entidades públicas por los barrios populares repartiendo alimentos, elementos para construcción en pequeñas cantidades entre otros a fin de asegurar los votos de la gente humilde.

b) La paramilitarización de vida civil: En la mayoría de los centros poblados de los municipios del país hoy la autoridad son los paramilitares apostados sin ninguna vergüenza, en las guarniciones militares y de policía y en las entidades del estado, ahora legalizados con la falsa desmovilización que le han vendido al mundo como el gran proceso de paz. Los paramilitares siguen asesinando e imponiendo ahora con autorización legal su ley de terror, miedo y violencia, en muchos municipios del país, donde se sabía que la gente no votaría por Uribe, los paramilitares amenazaron de muerte a las personas que salieran a votar, y en otras regiones en cambio abiertamente igualmente con fusil en mano, amenazaron a los pobladores para votar por su “patrón” (el señor Uribe).Estas son algunas de las realidades de la supuesta democracia colombiana que se pregona como la más antigua de América Latina.

Respecto del resultado electoral para el doctor Gaviria, pienso que fue importante, aunque pienso que con los anteriores argumentos fue una pelea absolutamente desigual, algo así como decimos en mi tierra "pelea de tigre con burro amarrado" y no lo digo de manera despectiva, sino que es muy difícil competir en una elección donde no hay garantías y uno de los candidatos tiene la gran máquina de hacer los votos (el dinero del estado para comprarlos y las armas para amenazar y eliminar a quien se ponga en su camino). Pienso que faltó firmeza para denunciar la corrupción, el clientelismo y demás prácticas que se realizaron para que Uribe ganara, pues todos los que tenemos un mediano conocimiento de la situación del país tenemos claridad al respecto.

Ahora es importante pensar en el futuro y pienso que más que alegrarse con los más de dos millones de votos que sacó el doctor Gaviria, a quien respeto y admiro muchísimo, lo que hay que dimensionar y balancear es hasta dónde está dispuesta la oligarquía colombiana a dejar llegar a la izquierda democrática, porque las experiencias que tenemos son las peores, ningún pueblo de América latina ha tenido una oligarquía tan violenta, represiva y asesina como el pueblo colombiano y seria bueno revisar la historia para no volver a repetirla. Desde la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en 1948 ha corrido mucha sangre y la cuota de dolor y sufrimiento ha sido muy alta en la búsqueda de un espacio realmente democrático de participación en el país.

Todos nos sumamos al clamor de una salida política al conflicto que vive nuestro pueblo, pero esto no se alcanzará si no se restablece y refuerza el trabajo de base en los campos y ciudades, en los barrios y en las veredas, pues la organización y la lucha continua del pueblo es la única que por la vía democrática o cualquier otra, logrará los cambios necesarios para el país, así que será necesario que todos los movimientos que hacen parte de la gran coalición de izquierda, se pongan la camiseta del trabajo de base, pero no con los objetivos electoreros como lo hacen los partidos tradicionales, sino en la idea de fortalecer y elevar el grado de organización y conciencia de nuestro pueblo”.

* Educador italiano y operador de redes internacionales. Cofundador del Observatorio sobre Latinoamérica Selvas

Lo agrario Derechos humanos Plan Colombia Movimientos sociales Desarrollo regional Opinión Internacional Contáctenos Últimas Noticias Conflicto Medio ambiente ¿Qué es Prensa Rural?