Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Bombardeos indiscriminados en Micay (Cauca). Heridos 25 afrodescendientes
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz / Jueves 27 de marzo de 2008
 

Las operaciones militares que se están realizando en el Cauca y el Valle sobre el Pacífico bajo el pretexto de persecución a la guerrilla de las FARC-EP continúan afectando de manera grave a los pobladores afrocolombianos, indígenas y mestizos del Bajo y Alto Naya, y las comunidades negras del río Sigüi, afluente del río Micay, que limita con el Naya.

El miércoles 26 de marzo a las nueve de la mañana, aviones de la Fuerza Aérea Colombiana bombardearon dentro del territorio afrodescendiente del río Sigüi, afluente del Micay, hiriendo a 25 personas, que fueron trasladadas al hospital del municipio de López de Micay, cinco de los cuales están heridos de consideración.

Reproducimos la siguiente acción urgente donde se incluyen algunos nombres de los afrodescendientes heridos y solicitudes.

En Bogotá, habitantes del Naya han indicado que las operaciones militares sobre el Alto Naya han provocado desplazamientos forzados dentro de la región.

Urge la conformación de una comisión de observación y verificación conformada con organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales, entidades del sistema de Naciones Unidas y organismos de control del estado.


Acción urgente
Bombardeo indiscriminado en el río Micay, municipio de López, zona rural del departamento del Cauca

El miércoles 26 de marzo de 2008 se presentó una acción militar por parte de la Fuerza Aérea Colombiana en contra de comunidades campesina en la región del río Micay, zona rural del departamento del Cauca, dejando en delicado estado de salud a cinco personas y lesionando de diversas formas a 20 más.

Hechos:

Siendo las nueve de la mañana del miércoles 26 de marzo del 2008, aviones de la Fuerza Aérea Colombiana bombardearon el área del territorio colectivo del río Sigui, afluente del río Micay, municipio de López de Micay, zona rural del departamento del Cauca. Esta acción afectó seriamente a un gran número de campesinos y afrodescendientes que en ese momento se encontraban laborando en sus fincas.

Las ondas explosivas fueron las causantes directas de las lesiones que sufrieron las siguientes personas:

Luis Manuel Orozco sufrió quemaduras en todo el cuerpo.

Héctor Emilio Orozco sufrió quemaduras en diferentes partes del cuerpo y fracturas en una pierna y una mano.

Mamerta Riascos Quintero sufrió contusiones masivas al ser golpeada directamente por la onda explosiva.

Angie Catalina Riascos, menor de edad, quien presenta trauma psicológico.

Licia Marina Orozco sufrió contusiones múltiples.

Además hay 20 personas que sufrieron diferentes lesiones y traumas psicológicos por dicha acción.

Las comunidades del río Micay lamentan seriamente esta actitud de la fuerza pública que, sin ningún aviso previo y desconociendo la presencia de población civil, realizó esta acción.

Por lo tanto hacemos un llamado a los organismos de defensa de los derechos humanos a nivel nacional e internacional para que conozcan directamente estos hechos y para que se cumpla el derecho internacional humanitario.

Igualmente se solicita a la Defensoría del Pueblo y demás organizaciones de derechos humanos conformar lo más pronto posible una comisión que visite la zona afectada y recibir directamente los testimonios de las víctimas.

Se solicita a las organizaciones defensoras de derechos humanos, organizaciones de base, líderes y dirigentes populares, difundir este comunicado a nivel nacional e internacional y exigir reparación a las víctimas, sanción a los implicados en este hecho y la conformación de una comisión de derechos humanos con acompañamiento internacional que verifique y dé a conocer lo sucedido.

Fundación Solidaridad y Hermandad Pacífico