Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Paro agrario en el Huila se radicaliza
Horacio Duque Giraldo / Miércoles 28 de agosto de 2013
 

El departamento del Huila es una región clave del sur occidente colombiano. En su territorio viven más de millón y medio de personas, distribuidas en 37 municipios entre los que destacan Neiva, la capital, Pitalito, Garzón, Gigante, Algeciras y Campoalegre. Su economía es primordialmente agrícola. El peso de la población campesina es grande.

En el paro cafetero del primer semestre la beligerancia popular fue notable en el eje cafetero de Pitalito, obligando al gobierno a ceder ante sus demandas.

A raíz del paro agrario en curso, las camarillas oligárquicas han desplegado una sucia campaña para separar de la protesta nacional a los campesinos huilenses. Sin embargo, la cosa les salió al revés. Gradualmente los labriegos han marchado concentrándose en lugares estratégicos para visibilizar su rebeldía y sus reivindicaciones fundamentales.

Con el liderazgo de la Asociación de Trabajadores del Campo del Huila /ATCH, miles de campesinos se reúnen en varios puntos del departamento y realizan acciones colectivas de envergadura política.

En el cruce de Algeciras y Campoalegre se concentran 9.500 campesinos provenientes del Huila y Caquetá; en el punto ‘El Pescador’, ubicado en la vía que conduce a Hobo con Garzón, se encuentran reunidos 800 labriegos; en Tello, 4500 campesinos provenientes de Baraya y Villavieja; en la vereda ‘Chontaduro’ de Palermo, 900 campesinos e indígenas y, finalmente, entre el kilómetro 7 y el kilómetro 9 de la vía que conduce a la capital huilense con Vegalarga, las concentraciones son de 1500 personas.

De otro lado, los campesinos provenientes de los municipios y las veredas aledañas a la capital huilense marcharon por las calles neivanas hoy martes 27 de agosto a las 10:00 a.m., exigiendo soluciones a las constantes pérdidas de producción en el agro y espacios de diálogos directos con el Gobernador del Huila y el Presidente de la República.

Al respecto, Jaime Cuéllar 1, presidente de la Asociación de Juntas de Baraya, aseguró que actualmente no es rentable cultivar. “Es mejor negocio vender tintos en el pueblo. En la finca uno dedica mucho tiempo y trabajo que no se retribuye. Por eso venimos a manifestarnos. A nosotros no nos obliga la guerrilla sino la misma necesidad y el gobierno nacional que no nos pone cuidado. Desafortunadamente los que manejan la información se inventan cualquier cuento para señalarnos y desacreditar esta protesta, pero nosotros estamos aquí es porque necesitamos apoyo, manifestó Cuellar.

Nosotros venimos de manera pacífica. Esta es la única manera que tenemos para expresarnos. No somos empleados de empresas, no paramos ninguna fábrica, solo nos queda salir a las vías. Esto es lo que las personas de las ciudades no entienden, ni los grandes comerciantes, puntualizó.

Asimismo, el dirigente agrario cuestionó la corrupción estatal y la poca inversión en el sector agropecuario. La plata de los colombianos se está quedando entre unos pocos, en los grandes capitalistas. Si nuestras condiciones fueran buenas no tendríamos nada que hacer aquí, pero no tenemos lo más elemental: vivienda, salud ni educación. En el régimen subsidiado lo único que nos formulan es Ibuprofeno, Amoxicilina o Diclofenaco. Para un diagnóstico de una enfermedad primero lo someten a uno a trámites y demoras y finalmente no lo mata a uno la enfermedad sino la falta de atención", señaló.

Robinson Cubillos 2, campesino de Baraya aseguró que "siembra café, yuca y plátano, pero que en este momento no es rentable el trabajo en el campo. Tiene mucho sacrificio. Para sacar un cultivo pequeño necesitamos desyerbar, abonar y fumigar, pero los insumos están muy costosos. Para producir una carga de café tenemos dejarlo en el germinador durante mínimo 60 días. Luego lo embolsamos de cuatro a cinco meses y luego, durante un año y medio, tenemos que ir abonándolo cada cuatro meses para ver las primeras pepas de café, señaló.

A diario un cultivo pequeño requiere jornales, abonos, fumigaciones y nosotros no recuperamos lo que invertimos frente a lo que producimos. Antes uno le sale a deber al cafetal porque no da. Por eso estamos aquí. No tenemos vías para competir con el TLC, ni recursos humanos para mejorar la agricultura, ni subsidios del estado para trabajar. No hay servicio de salud y nuestros hijos no tienen acceso a la educación. Queremos que ellos se eduquen, aseguró.

Nosotros le pedimos al gobierno nacional que en vez de estarle invirtiendo tanto a la guerra, le invierta al campo colombiano. Nosotros estamos voluntariamente acá, ciento por ciento, sin presión de nadie. Es mentira que nos están obligando. Esa desinformación es una estrategia del estado para judicializarnos, para molestarnos, no es nada más, reiteró.

Nosotros somos personas pacíficas pero nos hemos equivocado por elegir a las personas equivocadas como nuestros gobernantes porque ellos nunca nos cumplen los compromisos. Por eso estamos aquí y porque queremos que nos expliquen en qué están invirtiendo los recursos públicos porque no están llegando al pueblo, queremos que se investigue hasta las últimas consecuencias todos los actos de corrupción", puntualizó.

Son palabras que desmienten la retórica oficialista del señor Santos y sus incompetentes Ministros.

Los campesinos que se encuentran agrupados en los diferentes puntos del departamento recibieron ayer el apoyo de más labriegos que vienen con la firme intención de marchar hasta la ciudad de Neiva.

El paro agrario se organiza y radicaliza en el departamento del Huila y requiere del apoyo de todos los colombianos. Crece la audiencia de la histórica movilización agraria nacional.

Que renuncie Santos, es la consigna que se generaliza entre la multitud indignada.

1. http://www.lanacion.com.co/index.php/noticias-regional/huila/item/221600-tension-en-el-huila-por-paro-agrario.

2. http://www.lanacion.com.co/index.php/noticias-judicial/item/221626-bloqueada-via-al-sur-del-huila