Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El Suspiro, 1 al 4 de diciembre
Escuela de formación de líderes “David Jaime”
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Lunes 20 de noviembre de 2006
 

Los habitantes de la región del Catatumbo, al norte del departamento de Norte de Santander, hemos vivido desde el año de 1999 la intensificación de la guerra, con la llegada de diferentes estructuras paramilitares de las AUC, las cuales bajo las órdenes de los principales comandantes de esta organización: Carlos Castaño, Salvatore Mancuso y ’Jorge 40’ (Rodrigo Tovar Pupo, nota de Prensa Rural), fueron responsables del asesinato de más de cinco mil personas, generaron el desplazamiento de cerca de 50 mil habitantes de la zona y la desarticulación del tejido social.

El terror que vivimos los campesinos en el Catatumbo no terminó con la desmovilización de los Bloques Catatumbo y Norte de las AUC, sino que continuó con el surgimiento de nuevos grupos paramilitares y con la militarización de la zona a partir del año 2005, lo que ha desencadenado enfrentamientos con los grupos insurgentes que allí tienen presencia, enfrentamientos en medio de los cuales hemos quedado como población civil. Adicional a lo anterior se presentan atropellos y las detenciones masivas y arbitrarias de pobladores y en general violaciones a los derechos humanos cometidas por la fuerza pública.

A la violencia vivida en la región, se suma la falta de inversión estatal que permita generar condiciones de desarrollo para el campesinado en lo que se refiere a producción agrícola, vías, educación, salud y vivienda, entre otros. La inversión estatal está encaminada, en primer lugar, a intensificar el pie de fuerza; en segundo lugar, a asegurar la extracción de la zona de recursos minerales tan valiosos como el carbón; y en tercer lugar, a asegurar la producción de monocultivos, lo que no da garantías reales de seguridad alimentaria y genera dependencia a mercados externos.

En medio de este panorama tan desalentador nace la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) a finales del año 2005, conformada por habitantes de áreas rurales de los municipios de Convención, Teorama, El Tarra, y El Carmen, municipios que forman parte de la región conocida como Alto y Medio Catatumbo. Ascamcat surge como una propuesta asociativa de reconstrucción del tejido social que permita generar condiciones de vida digna y desarrollo para los catatumberos, quienes nos hemos vuelto a encontrar e integrar en torno a la defensa y permanencia en el territorio; el respeto a las comunidades indígenas, los adultos mayores, los niños, y las mujeres; la no fumigación de los cultivos de uso ilícito y la erradicación de los factores socioeconómicos que dieron origen a la siembra de coca; la defensa de los recursos naturales y el cuidado del medio ambiente; el rescate de nuestras tradiciones culturales; la participación en la toma de decisiones que involucren el campo; y el respeto a la vida y en general a los derechos fundamentales de los habitantes del Catatumbo.

Ascamcat ha trabajado en la búsqueda de garantías al respeto por los derechos fundamentales del campesinado de la región. Nuestra principal labor ha sido la denuncia de las diferentes violaciones a los derechos humanos que se han presentado, infortunadamente, en la zona por parte de las Fuerzas Militares, así como también las infracciones al derecho internacional humanitario hechas por éstas y por las diferentes partes en confrontación armada que actúan en el Catatumbo.

El primer encuentro de Ascamcat

Durante los días 13, 14, 15 y 16 de octubre del presente convocamos al primer encuentro de Ascamcat, bajo la consigna “En medio de la violencia reflorece el Catatumbo”, evento que contó con la participación de cerca de 400 personas, delegados de más de 35 comunidades de la zona del Catatumbo, que incluyó a la zona conocida como Bajo Catatumbo, la cual fue una de las más golpeadas por la violencia paramilitar. Consideramos que el balance del encuentro fue positivo para la organización y para el tejido social regional y que se cumplieron a cabalidad los objetivos propuestos.

Una de las principales conclusiones del encuentro fue la necesidad de reconstruir el tejido social, golpeado por la violencia paramilitar. La máquina de exterminio de las AUC dejó al Catatumbo sin organización, sin procesos sociales y sin líderes. Muchos de ellos murieron, otros salieron desplazados de la zona, razón por la cual se hace necesario reiniciar el proceso de formación de líderes, quienes deben trabajar por la consolidación de Ascamcat y sus procesos organizativos en la zona, en la idea de materializar su propuesta de trabajo y sus objetivos de proyección.

Como asociación campesina, consideramos que pese a la situación que se presenta en la zona, los catatumberos podemos desarrollar condiciones que permitan a la región ser un referente de progreso y desarrollo, y que hoy en día es necesario el fortalecimiento y consolidación de los procesos organizativos existentes, de modo que éstos ganen en identidad y legitimidad ante la comunidad catatumbera, y permita a ésta su vinculación y participación desde las bases, pero de manera cualificada, tal como esta expresado en los objetivos de la asociación: “Trabajar por el fortalecimiento organizativo, formativo y político del campesinado a nivel regional”.

También consideramos que los procesos organizativos deben mantener vivos en la memoria colectiva a los mártires, líderes y dirigentes, razón por la cual hemos denominar a las escuelas de formación el nombre del compañero David Jaime, quien fuera el primer alcalde del municipio de Tibú por la Unión Patriótica, siendo asesinado por los paramilitares en junio del año 2004.

Objetivos de la escuela

- Generar espacios de capacitación y brindar herramientas teórico-prácticas que le permitan a asociados de Ascamcat, a líderes comunales y a campesinos, adquirir elementos formativos en torno a situación y legislación agraria, comunicación alternativa, contexto sociopolítico, equidad de género, y organización campesina, de modo que permitan cualificar su condición de activista campesino.

- Permitir un espacio libre, autónomo, plural y democrático, para la discusión y canalización de las propuestas e iniciativas de los campesinos, entorno a la crisis del sistema a nivel regional y nacional.

- Impulsar el conocimiento y manejo de las comunidades campesinas de los derechos humanos y sus mecanismos de protección, que permita el desarrollo y consolidación de comités de derechos humanos de Ascamcat.

- Fortalecer la habilidad de hablar en público, así como la capacidad de lectoescritura y la calidad argumentativa de los campesinos.

Temáticas

- Momento social actual y panorama regional - nacional del conflicto social, político y armado, los cultivos ilícitos y el campesinado (análisis e interpretación de la coyuntura).

- Explotación de recursos naturales, megaproyectos e inversiones en el Catatumbo.

- Derechos Humanos, derechos fundamentales y derecho internacional humanitario.

- Equidad, educación y género.

- Organización y dirigencia campesina.

- Agricultura orgánica y protección del medio ambiente.

- Legislación agraria: Proyecto de ley “Estatuto de Desarrollo Rural”.

- Medios de comunicación y prensa alternativa en el marco del conflicto interno.

Primer capítulo de la escuela

Fecha: 1 al 4 de diciembre de 2006.

Lugar: Vereda El Suspiro, Teorama, Norte de Santander.

Arribo: 30 de noviembre

Apoyan y acompañan

- Agencia Prensa Rural
- Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
- Colectivo Cátedra Descalza
- Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez
- Colectivo Estudiantil Brecha
- Consejo Estudiantil de la Facultad de Agronomía, Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá
- Federación de Estudiantes Universitarios
- Internacional Peace Observatory

Mayor información: campesinos_catatumbo@yahoo.es; Tel: 311-2236220