Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Campesinos de los municipios Chiriguaná, Curumaní, Pailitas y Chimichagua aúnan esfuerzos para construir la primera Zona de Reserva Campesina en el Cesar y la octava a nivel nacional.
Zona de Reserva Campesina del Perijá, ¿se quedará en proyecto?
La Zona Reserva Campesina del Perijá tiene 74.947 hectáreas, que actualmente son habitadas por 4.834 personas
Carlos Mario Jiménez / Viernes 11 de abril de 2014
 

En el marco del segundo Foro Regional Campesino de la Serranía del Perijá, que se desarrolló en Pailitas, los aspirantes presentaron ante el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y la Mesa Regional Campesina del Perijá, el Plan de Desarrollo Sostenible mediante el cual pretenden justificar la constitución de la Zona de Reserva Campesina del Cesar.

El proyecto que se convierte en una alternativa de vida para cientos de familias campesinas afectadas por la violencia y el desplazamiento, sirvió para plantear problemas sostenidos con el tema minero y la explotación de material de arrastre en las quebradas de Pailitas.

La integrante de la Mesa Regional Campesina, Dormelina Romero, expuso que la organización ha sido víctima de atropellos durante el proceso de constitución de la Reserva Campesina del Perijá con otras organizaciones: “nosotros somos una fuerza y por eso como víctimas pedimos la unidad nacional de todos los campesinos de Colombia y el sur del Cesar”, aseguró.

Por su parte, el alcalde de Pailitas, Gener Caballero Madarriaga, confirmó que los presidentes de Juntas de Acción Comunal han estado en constante denuncia por el tema de las licencias otorgadas para la explotación minera.

“Tenemos un problema con el material de arrastre, las empresas como la Ruta del Sol, el Concesionario Las Américas, quieren desconocerle a los dueños de fincas, sobre todo a los corregimientos donde hay agua, que están afectando las quebradas tras contaminarlas con combustible”, declaró el mandatario.

Mientras que el coordinador del Grupo de Reserva Campesina del Incoder, Gustavo Ramírez, fue enfático al referir “hay un sentimiento de nostalgia por lo que hemos hecho, pero esto va avanzando y de alguna u otra forma es un reconocimiento al proceso de la Zona de Reserva del Perijá”.

Finalmente, el Coordinador Territorial del PNUD en el Cesar, Gabriel Turriago, confirmó que de la Serranía del Perijá tiene casi 30.000 desplazados y por esa razón el PNUD no vive de discursos y estudios, sino de procesos. “Este proyecto está en manos del Incoder, ahora se debe convocar a una audiencia pública para constituir verdaderamente una zona de futuro para los campesinos”, dijo Turriago.

Un punto atractivo fue la presentación de los aspectos esenciales de la propuesta de sustracción de reserva forestal de 74.947 hectáreas, que actualmente son habitadas por 4.834 personas que corresponde a 1.094 familias. La Zona Reserva Campesina del Perijá está distribuida de la siguiente manera: Chiriguaná 8.755.69 hectáreas; Curumaní 25.492.14; Chimichagua 14.729.03; y Pailitas con 25.969.99.

Antecedentes

En la búsqueda de apoyar el proceso de constitución de una Zona de Reserva Campesina en el Cesar, (según lo establecido en la Ley 160 de 1994, el decreto 1777 y el acuerdo 024 de 1994), como una iniciativa del gobierno nacional encaminada a proveer mejores condiciones de vida para los habitantes de la región, en el 2011 el Incoder y el Pnud firmaron un convenio de cooperación técnica por 400 millones de pesos para adelantar los estudios socioeconómicos y ambientales para la sustracción de una franja de reserva forestal de Ley 2 de 1959 en los cuatro municipios mencionados, a partir de la aplicación de la resolución 293/98 del Ministerio de Ambiente, en un área considera de 74.900 hectáreas.

carlos.jimenez@elpilon.com.co