Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

VII Congreso del Partido de la Refundación Comunista italiana
Recomenzar después de la derrota electoral
César Jerez, Franco Gómez / Jueves 31 de julio de 2008
 

Fundador y redactor de la Agencia Prensa Rural. Geólogo de la Academia Estatal Azerbaijana de Petróleos (exURSS). En Bakú obtuvo una maestría en geología industrial de petróleo y gas. Es profesor y traductor de idioma ruso. Realizó estudios de gestión y planificacion del desarrollo urbano y regional en la Escuela Superior de Administración Pública -ESAP de Bogotá. Desde 1998 es miembro de la ACVC. Actualmente coordina el equipo nacional dinamizador de Anzorc. Investiga y escribe para diversos medios de comunicación alternativa.

Miembro del equipo técnico de la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra.

Paolo Ferrero, ex ministro de Solidaridad Social y nuevo secretario de Refundación Comunista

De las montañas de la toscana italiana brota agua caliente. Parte de esta agua, a la que llaman "Acquasanta", se la beben allí en porciones de cien centímetros cúbicos desde tiempos inmemoriales. Etruscos y romanos ya la utilizaban para desintoxicar el hígado maltratado por el alcohol y los excesos en el comer. Cerca de aquí yacen el Valle di Chiana y un gran reservorio de agua, en cuya ribera norte se realizó la Batalla del Lago de Trasimeno, durante la segunda guerra púnica, en la cual el cartaginés Aníbal derrotó al cónsul romano Cayo Flaminio Nepote. Lo que no evitó que al finalizar la tercera guerra y destruir Cartago, Roma se consolidara como el más potente imperio en el Mediterráneo.

Estuvimos en Chianciano Terme, un balneario de termales lleno de albergues de diferentes estrellas, donde la tercera edad italiana que no va al mar le busca más alargue a la vida entre aguas y vinos chianti y montepulcianos. Mientras se homenajeaba a dos muertos (a un joven periodista rojo caído en las guerras de hoy y a un guerrillero de la resistencia antifascista italiana que también murió de viejo) y se daban los primeros discursos del VII congreso de la Refundación Comunista, afuera, en el parque Fúcoli, los ancianos perfeccionaban sus pasos de baile de salón bajo los pinares y las notas de la música en vivo.

Era el congreso de un partido de comunistas en crisis y pese al buen ambiente de verano había una atmósfera tensa, pues se trataba de un encuentro sin final escrito y sin acuerdos previos. Después de las elecciones de abril en las que ganó Berlusconi, los comunistas se vieron por primera vez sin representación parlamentaria, se habían perdido dos millones y medio de votos y las esperanzas de enfrentar a un régimen corrupto y mafioso. Se pidieron responsabilidades frente al fracaso de Bertinotti, de la izquierda arco iris y del partido en la derrumbada coalición de gobierno de Romano Prodi.

El debate y la confrontación entre dos líneas mayoritarias empezó temprano en el congreso con las primeras frases de los ponentes, una que plantea a partir del fracaso electoral alejarse de conceptos históricos y asimilarse a la realidad mediática vigente de una manera "pragmática" y otra que a partir de un giro a la izquierda busca mantenerse en lo que queda de los postulados marxistas para enfrentar la precariedad del trabajo y el auge de la derecha, la mafia, la xenofobia, el consumo y el individualismo.

El tenor de los discursos indicaba que desbaratar otro partido sería fatal para la izquierda italiana y europea en un contexto ya negativo, donde tan solo se mantienen los comunistas en Grecia, Chipre y Portugal y sólo prospera Die Linke en Alemania.

Al finalizar, el congreso aprobó un documento político por una ligera mayoría (342 votos a favor de 646) que se plantea recomenzar desde un giro a la izquierda.

La parte autocrítica del documento considera "concluida y superada la fase caracterizada por la colaboración orgánica con el Partido Democrático (PD) en la experiencia fracasada de gobierno de la Unione, de la presentación a las elecciones de la lista de La Sinistra l’Arcobaleno (Izquierda Arco Iris) y de la equivocada gestión de la mayoría de la dirigencia del partido".

El congreso consideró necesario y prioritario un fuerte relanzamiento cultural, político y organizativo del Partido de la Refundación Comunista y rechazó la propuesta de la Constituyente de izquierda y cualquier hipótesis de superación o confluencia del PRC en otra formación política.

El nuevo secretario nacional Paolo Ferrero considera que el relanzamiento del PRC parte de la recuperación de la iniciativa social y política. "La promoción de luchas, la construcción de los pliegos, la reconstrucción de los vínculos sociales a partir de formas de mutualidad, son indispensables con el objetivo de cualificar desde el punto de vista de la utilidad social el papel histórico de los comunistas y de la izquierda" ha manifestado.

Afuera la gente espera con las cabezas inundadas de sofismas, sumergida una sociedad líquida regida por un capitalismo también en crisis. Este congreso definió no optar por un partido de opinión y mantenerse como una organización política de clase. Solo resta acogerse con esperanza a lo planteado por el representante de la izquierda europea en el congreso, quien recordó que el concepto de crisis en idioma chino se representa con dos símbolos, uno de los cuales quiere decir peligro y el otro una posibilidad abierta.


Leer el documento político aprobado por el VII Congreso del Partido de la Refundación Comunista