Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Reconstruyendo los caminos de la memoria en el Nordeste Antioqueño
Sembrando esperanza, cosechando memoria, reconciliación y paz
Cahucopana / Sábado 22 de noviembre de 2014
 

La memoria como herramienta de lucha, de visibilización de las víctimas y de reivindicación por los derechos a la justicia, la verdad, la reparación y las garantías de no repetición acompañó a los cientos de participantes a la jornada de conmemoración y homenaje a las víctimas del Nordeste Antioqueño, Sembrando esperanza, cosechando memoria, reconciliación y paz, quienes nos movilizamos desde las ciudades de Medellín, Bogotá, Barrancabermeja y las zonas rurales de los municipios de Remedios y Segovia, departamento de Antioquia.

Los días 10 y 11 de noviembre atendiendo al llamado de organizaciones defensoras de derechos humanos CAHUCOPANA, REINICIAR, ACVC y CREDHOS, nos reunimos para recordar a las víctimas y no dejar en el olvido a nuestros familiares, amigos y compañeros asesinados en las diferentes incursiones a manos de grupos paramilitares en connivencia con miembros de las fuerzas armadas.

La cruenta arremetida en el Nordeste Antioqueño desde los años 80´s deja un resultado de 128 personas asesinadas en las masacres que han marcado a la población azotada por la violencia, entre ellas se encuentran las masacres de Vegachí en 1997; en los años 1983 y 2001 las masacres en la vereda Cañaveral jurisdicción del municipio Remedios y en el casco urbano del mismo municipio en 1997; en el municipio de Segovia aquellas perpetradas en los años 1988 y 1996, así mismo se encuentran los casos de ejecuciones extrajudiciales en las zonas rurales de Remedios y Segovia.

Dando paso a la iniciativa de las organizaciones convocantes por la construcción de la memoria individual y colectiva se iniciaron las jornadas en el municipio de Vegachí, donde posterior a un recorrido por las calles del municipio junto a estudiantes se dio apertura al evento con las palabras del párroco municipal y de las organizaciones convocantes. Los actos culturales y de sensibilización hacia la población asistente generaron expectativas por un trabajo mancomunado que promueva la reconstrucción de los hechos de violencia y los rostros e historias de cada una de las personas asesinadas y desaparecidas, además de la búsqueda de la verdad.

El reencuentro de los familiares de las víctimas en el municipio de Remedios estuvo enmarcado por la nostalgia y la tristeza de rememorar momentos vividos junto a nuestros familiares y amigos; mientras la señora Libia Rosa Rojo hermana del ex alcalde de Remedios por la Unión Patriótica Carlos Enrique Rojo expresaba su dolor por el asesinato de su hermano y varios familiares, otros tantos habitantes guardaban silencio observando conmovidos los nombres que figuraban en el monumento que se entregó al municipio.

Entre tanto, las comunidades campesinas después de largas jornadas de caminata o al lomo de sus mulas arribaron a la vereda Cañaveral para unirse a las actividades programadas, entre las que estaba la instalación de un monumento en homenaje a las 38 personas asesinadas en este territorio, para después desplazarse a Segovia a unirse a las demás delegaciones.

El día 11 de noviembre de 1988 fecha en que se perpetró la masacre de Segovia que dejó a 43 habitantes asesinados por el grupo paramilitar de Fidel Castaño y el Ejército Nacional bajo la orden del excongresista liberal César Pérez García quien fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 30 años de cárcel por concierto para delinquir, homicidio y lesiones personales agravadas delitos que se configuran de lesa humanidad, debido a la sistematicidad, persecución y genocidio contra el movimiento político Unión Patriótica; hoy 26 años después de aquel fatídico suceso nos encontramos de nuevo en el parque principal de Segovia donde el canto, las poesías, obras de teatro, entre guitarras y ofrendas florales resignificamos la vida, la unidad y la paz en medio de tanto dolor y en ocasiones de desesperanza.

Esta oportunidad fue propicia para la instalación del foro víctimas, memoria histórica, pos conflicto y paz el cual aporto herramientas para el entendimiento de los alcances de la paz en un contexto de conflicto social y armado como el que se vive en Colombia. La jornada culminó con el almuerzo por la vida compartido con la población segoviana.

Carlos era un campesino

Con vida de asalariado

Laboraba en una hacienda

Donde ordeñaba el ganado

Fumigaba, traía cuido

Y arreglaba los cercados.

Un día que en la madrugada

Fue a recoger el ganado,

Se enfrentó con un fusil

Que lo tenía apuntado,

Y una voz que le gritó

Declárese capturado,

Usted es un guerrillero

Que está aquí mimetizado (…)

Fragmento del poema campesino asalariado

Jairo Alberto Uribe - Habitante de Vegachí