Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Resistencia, tristeza y socavón. La situación hoy de la Guajira
Daniel Eduardo Castillo Melgarejo / Jueves 15 de octubre de 2015
 

Etnocidio,Corrupción, lucha y resistencia

Dicen que cuando una mujer llega a sus 15 la “vida se le va”, Patricia tenía 16 y a ella como se dice cruel y coloquialmente acá en Colombia: “no se le fue, se la fueron”.

A las 3:57 am del 11 de octubre, El Tiempo publica la noticia “Murió niña wayú por desnutrición y tuberculosis” [1]. Esta vez no hay escándalo público, no hay entrevistas ni viajes del presidente, no habla Bienestar Familiar y menos MinSalud. Esta vez como muchas otras la noticia hace parte de nuestra normalidad, de nuestra cotidianidad hecha injusticia social generalizada en todo el país. A Patricia Epiayu Uriana la mató como a cientos de su mismo pueblo el hambre, el abandono histórico que tiene el Estado y la sociedad colombiana con el pueblo guajiro.

Dentro del reportaje de dos párrafos (irónicamente como su importancia), se comenta que son tres las muertes por DNT en menos de dos semanas y con el descaro más habitual citan a Nohemí Ramírez Directora del ICBF regional Guajira diciendo en tono de profesionalismo: “no se puede seguir con esta problemática, tenemos el infortunio como el caso del menor Javier Uriana, (quien falleció), en que la abuela no lo dejaba sacar y agredió físicamente a nuestra Defensora de Familia, y luego llegamos a la fuerza a sacar al niño pero ya era tarde. Para la vida de los menores no hay enfoque diferencial” después de que el INS manifestara públicamente que para junio del 2015 van en el año 16 casos de muertes por DNT, hoy, sumando estas tres ya hablamos 19 reportadas.

Lo grave es que parece que para la institucionalidad la culpa es étnica, son los wuayú autores de su propio exterminio entonces, culpables por ser dueños milenarios de su tierra, culpables de su cultura y culpables sin lugar a dudas de tener la mayor reserva de carbón del territorio colombiano en sus propios pies.

Con el ojo más objetivo citamos la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2010 (ENSIN2010) quien refleja una alta prevalencia de inseguridad alimentaria, donde el 59% de la población indígena se encuentra en esta condición y evidencia a La Guajira como el departamento con mayor prevalencia de DNT global (11,2) y crónica (27,9) en niños y niñas en todo el país [2].

La pregunta es ¿por qué?, bien se sabe que la DNT se da por la presencia de periodos cortos y largos de inanición, producto de las difíciles condiciones de acceso y disponibilidad de alimentos en la región, la conclusión no es otra que la pobreza e inequidad que no necesitan medirlas y remediarlas aún más.

¿Pero no se supone que la región posee capacidad productiva, fuerza de trabajo y a su vez es una piscina de carbón? ese orden de ideas su explotación genera riquezas para el pueblo que habita allí. Tristemente la realidad es otra.

La piscina de carbón se llama “El Cerrejón” y su nombre, según cuenta la comunidad, se refiere a una sierra, una formación geográfica basada en un conjunto de montañas que se observaban hace 30 años antes de que en el 76’ se formara la mina. Hoy en día lo que existe es un hueco, un socavón de más de 32.000 hectáreas que denominan: la mina a cielo abierto más grande del mundo, con vista desde lugares a cientos de kilómetros de la Guajira como la ciudad de Barranquilla o la luna misma, para hacer una idea geoespacial de su magnitud. Y que viva como un virus depredador de la tierra, crece cada día más de ancho y de fondo como si la tierra misma implosionara todos los días con la detonaciones subterráneas.

La mina según reportes del operador actual (empresa conjunta BHP Billiton, Anglo American y Glencore), está produciendo más 32 millones de toneladas al año en promedio (34,2 millones al 2014), de carbón que salen rapidamente por un ferrocarril de 150 km al mar Caribe donde buques de más de 180.000 toneladas de capacidad esperan carga rumbo a viejo continente [3].

El Cerrejón al 2013 reportó ventas de US$ 2.447 millones y por otro lado reportó regalías pagadas de US$ 258,27 M una inversión social de US$ 13,3 millones y una inversión ambiental de US$ 54,4 M [4], la proporciones de ventas y regalías son evidentes a simple vista. Hoy por su parte a 2015 con un dólar a $3000 aproximadamente y ya en marcha un plan de expansión del tajo La Puente, que partió por mover el cauce del arroyo El Bruno ( principal afluente del río Ranchería) más de 700 metros hacia el norte, promete regalías cercanas a los 3,7 billones de pesos para los próximos años, cifras bastante onerosas para cualquiera [5].

Injustas o no las regalías de la mina son grandes y sumadas con su política descarada de responsabilidad social a punta de asistencialismo en la región argumenta su gran labor y contribución con el desarrollo y la prosperidad del país.

Lo complejo es que todos los dólares del mundo no nos van a devolver a Patricia, la mina argumenta su impacto en la región con el pago que hace al país, lavándose la manos ante el mundo entero y lo absurdo es que con tanta plata de por medio La Guajira se tenga que quedar con hambre y sed, con la tristeza y con el socavón.

Hoy en plena época electoral, el Señor Kiko Gómez mueve sus títeres desde la cárcel por todo el departamento, los partidos y las clases dominantes tradicionales lo hacen también jugando todos en el mismo bando pero con intereses particulares, y sin el temor a decirlo, la mina también pone sus fichas. Nada más absurdo que pasar de los niños muertos a los miles de millones gastados los últimos dos meses en publicidad política inundando casas, escuelas, carros, calles vallas, radio, televisión etc. Un negocio tan bueno amerita el mejor circo, todos los partidos en pelea de gallos hasta el próximo 25.

De la Presidencia, de la Gobernación y de las instituciones más allá de la realidad actual del pueblo guajiro no hay más que decir. Su retórica y sus excusas ya no sirven, es incluso más aceptable la asistencia alimentaria del Gobierno Bolivariano de Venezuela a La Guajira a pesar de la xenofobia y la desinformación generada por el estado y los medios colombianos a nuestros hermanos de sangre, lucha y libertad, que los 2 kilos de bienestarina regalados a los wuayú, haber si con eso dejan de morir.

Ante los hechos, nada más justo que la rebelión. El pueblo guajiro es ejemplo de ello, su exterminio no es sólo producto del hambre, son miles los indígenas y campesinos que se han rebelado, algunos empuñando las armas y algunos con las ideas. Son miles los muertos en estos 50 años que han luchado para frenar el avance de este socavón, y sabrá la madre Tierra que sería de hoy sin su lucha.

Ejercicios de resistencia al que se suman hoy en estos tiempos donde Colombia habla de paz el Tribunal Popular Contra Las Transnacionales realizado el pasado 3 y 4 de octubre, tribunal popular donde organizaciones hermanas con base en el movimiento social Marcha Patriótica construyeron un espacio en el cual “las comunidades del departamento, cansadas ya de tantos años de violaciones contra sus derechos levantaron la voz y decidieron hablar sobre todos los atropellos de los que han sido víctimas por parte de la transnacional Cerrejón, “dueña” de una de las minas de carbón a cielo abierto más grandes en América” [6].

El ejercicio logró recoger información y testimonios en comunidades desplazadas y abandonadas del departamento, hombres, mujeres y niños víctimas de los estragos de la mina durante los últimos 30 años. Se contó con el apoyo de delegaciones de Atlántico, Bogotá y Antioquia, personal ambiental, de salud, DDHH y medios prensa alternativa en búsqueda de evidenciar y denunciar la realidad guajira que Gobierno, mina y medios nos quieren esconder, pero que tal como el sol no se tapa con un dedo, un socavón tampoco.

El 3 se recogió la información, se aportaron talleres para niños y adultos en agua, salud, DDHH; Evidencia para la sesión del tribunal popular el día 4 donde participaron representantes de la comunidad wuayú, afrodescendiente y campesina junto con el apoyo de la senadora del pueblo (nuestra negra) Piedad Córdoba, 4 exmagistrados, un grupo de exsenadores, voceros y voceras de la cumbre agraria y mensajes de acompañamiento desde la delegación de paz de las FARC-EP y el senador Iván Cepeda.

Al tribunal se citó al Cerrejón, que en un gran acto de cobardía decidió no solo no asistir sino negociar por debajo de cuerda días previos al evento con la comunidad de Provincial de Riohacha, uno de los lugares donde se iba realizar la acción humanitaria y debido a los hechos la comunidad decidió cancelar su participación. Aun así, su lugar con acto de “silla vacía” se le dio, las comunidades y la fiscalía del tribunal denunciaron e imputaron cargos sobre hechos puntuales donde la comunidad ha sido directamente afectada por la actividad de la mina.

Al terminar, el veredicto es uno solo:

Se considera probado que el Cerrejón y el Estado son solidariamente responsables del conjunto de violaciones a los DDHH que se han presentado, motivo por el cual se emite un fallo CONDENATORIO en contra de la transnacional Cerrejón y el Estado colombiano, por la grave crisis humanitaria que atraviesa el pueblo guajiro. Se exhorta a la movilización popular; también se exige entregar parte de los activos de la empresa a trabajadores para garantizar sus derechos laborales y la suspensión inmediata de todas las actividades de extracción en La Guajira [7].

Hechos de resistencia de un pueblo digno, de un pueblo organizado que habla de paz con cambios, con justicia social para todos. A sabiendas de una respuesta que no va llegar por parte de la mina, el Estado o la Gobernación, el pueblo guajiro deja por sentado su fallo en el tribunal popular y su justa causa con la esperanza que las palabras y lo escrito se mueva y viaje por el país, por los Andes y por el mundo pues como dice uno de sus poemas wuayú, la lucha continúa y si no participamos en la lucha, seremos partícipes en la derrota…

#‎LaGuajiraResiste‬

#‎VidaPaNuestroPueblo‬

#TribunalPopular

[1Periódico El Tiempo. Murió niña wayú por desnutrición y tuberculosis. Riohacha, Colombia 11 de octubre 2015. diaponible: http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/desnutricion-en-la-guajira/16400020

[2ICBF. Encuesta Nacional de la Situación Nutricional de Colombia 2010. Bogotá Colombia 2010

[3El Cerrejón. Nuestra Empresa. Disponible: http://www.cerrejon.com/site/nuestra-empresa.aspx

[4El Cerrejón.Sala de prensa. Indicadores. Colombia 2013. Disponible: http://www.cerrejon.com/site/sala-de-prensa/cifras-cerrejon.aspx

[5Revista Dinero. Regalías: así quedó la torta. Agosto de 2012 Bogotá Colombia. 5. Disponible: http://www.dinero.com/economia/articulo/regalias-asi-quedo-torta/150350