Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ascamcat se solidariza con el senador Iván Cepeda Castro
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Miércoles 21 de octubre de 2015
 

La Asociación Campesina del Catatumbo - ASCAMCAT - se solidariza con el senador Iván Cepeda Castro por la decisión del Procurador General de la Nación en abrir pliego de cargos por debate de control político sobre paramilitarismo.

Con asombro se observa, como ya es costumbre por el procurador Alejandro Ordoñez, utilizar el poder que emana de un cargo público para buscar fines políticos y perseguir a quienes piensan distinto a él. Ahora enfila su ataque contra Iván Cepeda, líder social que ha desarrollado su carrera política de lado de las víctimas y los sectores populares. Somos conscientes y reconocemos la labor titánica que ha desarrollado en Colombia el senador Cepeda al denunciar el paramilitarismo y las mafias de la corrupción que se han tomado las altas esferas del Estado.

De igual manera, vale exaltar el acompañamiento que tuvo el senador en el desarrollo del paro campesino del Catatumbo en el 2013, su labor como garante de la Mesa de Interlocución y Acuerdo MIA - Catatumbo y sus buenos oficios en busca de la defensa de los derechos de los campesinos y su bandera para la defensa del territorio representada en la constitución de la Zonas de Reserva Campesina.

El debate de control político, realizado en septiembre del 2014 permitió evidenciar cómo el modelo paramilitar logró permear las estructuras del Estado, siendo este modelo un actor real de poder en Colombia. De la misma forma se pudo desenmascarar, con evidencias recolectadas en los últimos años, los vínculos de Álvaro Uribe con estructuras del narcotráfico y grupos paramilitares que él mismo ha promovido a lo largo de su vida pública, desde su cargo como Director de la Aeronáutica, gobernador de Antioquia, senador y presidente de la República.

El pliego de cargos formulado por el Procurador Ordóñez por una supuesta extralimitación de funciones al recoger las evidencias y sustentar debidamente un debate de control político –función establecida en el estatuto del Congreso Ley 5 de 1992– es abiertamente reprochable, máxime cuando el procurador es juez y parte en dicho procedimiento disciplinario. Como se ha podido ver, la destitución y la inhabilitación han sido utilizadas para eliminar toda competencia y oposición a sus futuras aspiraciones políticas, tal como se ha constatado en los diferentes fallos disciplinarios dictados en contra de líderes de izquierda como la exsenadora Piedad Córdoba o el alcalde de Bogotá Gustavo Petro. Lo cual, nos lleva a concluir, que actualmente no existen garantías que permitan adelantar un juicio disciplinario justo.

Por parte de los campesinos del Catatumbo representados en la Ascamcat enviamos un abrazo solidario y fraternal a Iván Cepeda ante esta nueva persecución jurídica que se fragua desde los despachos de la Procuraduría General de la Nación.