Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Persecución contra Carlos Úsuga miembro de junta directiva de Cahucopana
Cahucopana / Viernes 11 de marzo de 2016
 

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño –Cahucopana- denuncia la persecución e intimidación por parte de desconocidos hacia Carlos Alfredo Palacios Úsuga, miembro de la junta directiva de esta corporación, en el municipio Remedios, departamento de Antioquia.

El pasado 2 de marzo del año en curso, cuando Carlos Palacios se encontraba haciendo diligencias en los cascos urbanos de Segovia y Remedios, para posteriormente ingresar a la zona rural, siendo aproximadamente las 11:00 am, después de que Carlos salió de la alcaldía de Remedios en donde se encontraba tramitando permisos para un proyecto productivo regional, ingresó a la oficina de la Asociación Campesina del Valle del Rio Cimitarra –ACVC- ubicada en el mismo municipio y se percató de que un sujeto lo persiguió hasta ese lugar. Sin dar mayor interés al hecho Carlos se desplazó después hasta un restaurante del sector para almorzar, luego a una peluquería y finalizó su recorrido de nuevo en la alcaldía. Durante todo el trayecto el sujeto estuvo persiguiéndolo y esperando en las afueras de los lugares que visitó hasta que saliera. A las 4:00 pm frente a la alcaldía una moto negra con azul recogió al hombre trigueño que vestía jeans, camisa de rayas blancas con naranja y tenis blancos con negro, no sin antes tomar fotos con su celular.

Cahucopana ha estado denunciando los constantes hechos de violencia que cada día se agudizan en los cascos urbanos de Remedios y Segovia, la presencia de grupos paramilitares que se disputan el control económico y territorial, el temor generalizado por la distribución de panfletos amenazantes y la implantación de toques de queda. Además se ha hecho un llamado al Gobierno Nacional y a las administraciones municipales por el alto grado de vulnerabilidad de los defensores de derechos humanos y líderes campesinos dada la persistencia de hechos que ponen en riesgo su labor.

Ante lo anterior se exige al Gobierno Nacional adelantar las medidas necesarias para garantizar los derechos a la seguridad personal, la integridad física y la libre movilidad de los defensores de derechos humanos y líderes campesinos que ejercen su labor en zonas de alto conflicto y en los cascos urbanos donde existe fuerte presencia paramilitar.