Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Análisis
Trump, el miserable destinado para los trabajos sucios del Pentágono
Estados Unidos no está resignado a su desplazamiento, quiere restaurar su hegemonía mundial y el sistema unipolar perdidos el año 2010. Y lo hace a contracorriente atentando contra la historia y desconociendo los cambios habidos últimamente.
Enrique Muñoz Gamarra / Martes 2 de mayo de 2017
 
Foto: duncan Trump graffiti, Tom Blackford, Shoreditch via photopin (license)

El planeta está, como nunca antes, en grave riesgo. Han emergido varios puntos calientes de guerra. Pero el punto más caliente ha sido localizado en la península coreana con punto de inflexión en la gran RPDC (República Popular Democrática de Corea) donde toda la agresión imperialista ha llegado a su máximo nivel y por el que aquello debe ser resuelto con armamento nuclear. El incendiario es el letal imperialismo estadounidense. Un imperialismo que no se resigna a su desplazamiento en la nueva estructura económica capitalista después del 2008.

Su desfachatez es mayúscula que sepulta todo ordenamiento internacional, la soberanía e integridad territorial de los países, los derechos humanos y aviva genocidios contra la humanidad con utilización del armamento bacteriológico que crea enfermedades (Vietnam, Siria, etc.), armamento químico y armamento nuclear como la que ahora pretende utilizar contra el pueblo norcoreano. Una situación que sobrepasa largamente a lo que hizo la Gestapo (campos de concentración y exterminio de pueblos, no solo judío) en los años cuarenta del siglo XX.

Leer y descargar el artículo completo (PDF)