Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Video
Feminismo insurgente se toma San Pablo, sur de Bolívar
Agencia Prensa Rural / Martes 29 de mayo de 2018
 

San Pablo, municipio a orillas del río Magdalena, fue tomado por un grupo de mujeres entre el 19 y 21 de mayo. Lideresas comunitarias se dieron cita en el sur de Bolívar para intercambiar experiencias en torno a la participación política en sus comunidades y las implicaciones de los acuerdos de paz para las mujeres rurales. Delegadas de la ACVC, de Aheramigua, de Cahucopana y de Ascamcat cambiaron por unos días la cotidianidad del cuidado de sus familias para hacer parte activa de la construcción de un nuevo país.

Una de las mayores dificultades para la mujer rural es la tenencia y propiedad de la tierra. Ni el Estado ni la sociedad reconocen adecuadamente su labor como cuidadoras del hogar; por lo tanto la mayoría carece de títulos para ejercer las actividades del campo. Esta dificultad busca ser subsanada por medio de la implementación del acuerdo de paz, especialmente con el enfoque de género que se discutió de manera transversal durante los diálogos de La Habana.

Este tipo de espacios empoderan a las mujeres sobre la importancia de su participación en las decisiones que afectan a las comunidades. Nuevos liderazgos surgirán de estos encuentros ya que las mujeres regresan a sus regiones con el compromiso de ser replicadoras de los temas discutidos y de las conclusiones extraídas.

Para algunas mujeres resultó novedoso compartir con exguerrilleras provenientes de diversos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación -ETCR-. Esto como parte de la labor pedagógica que promueve el ahora partido político FARC en torno a la implementación del acuerdo de paz, la importancia para las comunidades y los beneficios que traerá en materia de mujer y género.

Las mujeres somos capaces de lograr todo lo que nos proponemos, esa fue una de las conclusiones del evento. La participación política de la mujer, la implementación de los acuerdos de paz y la equidad en las decisiones, solo serán posibles con la unidad de las mujeres, con el trabajo mancomunado en contra de las injusticias para que la paz sea una realidad.