Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Intercambio de experiencias en protección y autoprotección de la región del Catatumbo
En el Catatumbo se busca fortalecer lazos para defender el territorio
 

Conformada por Representantes del Pueblo Barí, el Movimiento por la Constituyente Popular MCP, el Comité de Integración Social del Catatumbo CISCA, la Asociación Campesina del Catatumbo ASCAMCAT y representantes de Asociaciones de Juntas de Acción Comunal, con el apoyo de la oficina de Derechos Humanos de la ONU y acompañamiento de la Iglesia Católica, la Defensoría del Pueblo Regional Ocaña y la Asociación de Personeros del Catatumbo.

La Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo desarrolló durante los días 31 de agosto y 1 de septiembre de 2018 en el corregimiento San Pablo, municipio Teorama, el primer Intercambio de Experiencias de Protección y Autoprotección de la región del Catatumbo con la participación de más de 40 líderes y lideresas del movimiento social y comunal, y con el apoyo y acompañamiento de ONU- Derechos Humanos, Defensoría del Pueblo, CESPAZ y la Asociación Minga.

Durante esta jornada se profundizó en la socialización e intercambio de los distintos mecanismos y experiencias de protección construidas por las comunidades a través de las Juntas de Acción Comunal – JAC y Asociaciones de Juntas, la Asociación Campesina del Catatumbo – ASCAMCAT, el Comité de Integración Social del Catatumbo – CISCA y del Movimiento por la Constituyente Popular –MCP, quienes en un ejercicio de confianza ratificaron la necesidad de avanzar en la construcción de procesos de unidad para la defensa de la vida, los derechos humanos y el territorio.

Ante el escenario de riesgo que enfrentan las comunidades del Catatumbo, la articulación de acciones, mecanismos y estrategias de protección comunitarias constituyen un primer paso hacia un proceso de unidad más amplio en torno a la construcción de paz territorial, que parta del reconocimiento de los acumulados y procesos sociales existentes en la región. En este sentido, se hizo un reconocimiento de la existencia de capacidades propias así como de mecanismos de emergencia para la protección y permanencia en los territorios como los Refugios Humanitarios, las Misiones de Verificación, las Asambleas Comunitarias, los Comités de conciliación y los Manuales de convivencia de las JAC, las Casas de Derechos Humanos, la Guardia Campesina y los Equipos de Derechos Humanos presentes en varios municipios. También se identificó la acción de entidades estatales como las Personerías municipales, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría, y a nivel internacional la presencia de ONU – Derechos Humanos y Segunda Misión de Verificación y otros organismos de acompañamiento.

Los principales acuerdos a los que llega la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo en este primer escenario de intercambio son:

Socializar con las comunidades las acciones que ha desarrollado la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo, que no se han limitado a enfrentar la reciente crisis humanitaria que vive la región, sino que además busca fortalecer los procesos sociales y comunales y generar puentes de articulación para la defensa del territorio.

Aprovechar los mecanismos de protección existentes para fortalecer los lazos de comunicación y denuncia conjunta a través de los Comités de Conciliación de las JAC, las Casas de Derechos, los comités de derechos humanos a nivel municipal y las Guardias Campesinas.

Fortalecer los mecanismos propios de protección a través de ejercicios de formación política en Derechos Humamos, legislación comunal y autogestión de recursos para su sostenibilidad.

Desarrollar una ruta de reconocimiento de los mecanismos comunitarios de protección y autoprotección por parte de las entidades estatales competentes, que permita superar la histórica estigmatización de las que hemos sido objeto las comunidades y procesos sociales del Catatumbo.

Dinamizar la visita de una Comisión Diplomática integrada por Embajadores de distintos países a la región del Catatumbo con el objetivo de ampliar las denuncias identificadas y socializar las propuestas concretas que se han construido en el marco de la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo.

Finalmente, ratificamos como parte de las estrategias y mecanismos de protección las propuestas hechas en el marco de la Asamblea Regional por la Paz con Justicia Social del Catatumbo:

Realizar la Segunda Misión de Verificación prevista y acordada en el marco de la Mesa Humanitaria e incluir como parte de este recorrido la zona del alto Bobalí.

Concretar la sesión de la Comisión de Paz del Senado en la región del Catatumbo como estrategia de visibilización, denuncia y construcción de salidas articuladas entre las entidades estatales y las comunidades de la región.

Realizar la Segunda sesión de la Mesa Humanitaria instalada el 16 de julio de 2018 en la ciudad de Ocaña.

Se solicita al Gobierno Nacional cumplir con el compromiso asumido por el Presidente Iván Duque de recibir una delegación de la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo para definir una ruta de trabajo de acuerdo a la propuesta entregada el 9 de agosto de 2018 en Tibú.

Socializar el interés de realizar un Encuentro regional que aborde temas centrales como sustitución de cultivos de uso ilícito, planes de ordenamiento territorial y figuras propias de organización y defensa del territorio.

Exigir a los grupos armados legales e ilegales de la región el respeto al Derecho Internacional Humanitario – DIH, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y las normas comunitarias que se han construido históricamente por parte de la sociedad civil en la región.

¡La mayor fortaleza para la defensa y permanencia en el territorio se encuentra en la unidad de acción y en la vida colectiva de las comunidades!