Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Denuncia el movimiento campesino
Impunidad y burocracia bloquean las soluciones en Venezuela
A ocho meses de su salida, la Marcha Campesina sigue caminando, pero las soluciones acordadas no llegan
Alba TV / Lunes 25 de marzo de 2019
 

Alrededor de 300 hombres y mujeres que viven de producir alimentos salieron a pie el 12 de julio del año pasado, desde Portuguesa hasta Caracas, se dieron a conocer como la Marcha Campesina Admirable; pasando por cinco estados, recorrieron más de 400 Km para entregar propuestas que exigían soluciones de parte del Gobierno Bolivariano.

Entre sus peticiones estaban la regularización de la tierra, justicia por el sicariato de campesinos y la realización de un Congreso Campesino que sirviese para unificar a los trabajadores del campo; estas fueron presentadas en cadena nacional al presidente Nicolás Maduro, quien enseguida dio el visto bueno y solicitó a su gabinete, especialmente a quienes tienen competencia en materia agrícola, solucionar caso por caso.

Más de 240 días después las respuestas han sido pocas. Incluso en este tiempo han muerto 16 campesinos más bajo la figura de sicariato, así informó Jesús Osorio, vocero de la Marcha, quien junto a un grupo de campesinos realizó un plantón afuera del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras exigiendo que se cumpliera la palabra del presidente de la República.

Otra de las solicitudes que se sumó, en el marco de mesas de trabajo realizadas con el Ejecutivo, es un plan de siembra que contempla la producción de alimentos en cincuenta mil hectáreas. El ministro de Agricultura, Castro Soteldo, se comprometió entonces a incorporarlo en el Plan Nacional de Siembra del pasado Ciclo Norte Verano. El ciclo pasó y con esta la promesa.

Actualmente, a un poco más de treinta días del inicio del próximo ciclo de siembra, Invierno, aun los campesinos de la Marcha no reciben respuesta alguna. Esta vez solicitaron incorporar 38 mil hectáreas.

Para Osorio, es fundamental cumplir con esta palabra, ya que la producción de alimentos ayudaría “en un momento como el vivimos, con la tarea estratégica que es la de producir alimentos. Podríamos vencer la guerra que atravesamos”, dijo.

En ese sentido el productor agrícola agregó que es necesario que esto vaya de la mano con el reconocimiento al derecho a la tierra a los hombres y mujeres que día a día producen alimentos. “Esto contribuye a la lucha contra el latifundio, pero además en la defensa del territorio, más en este momento de amenaza extranjera a la patria”, indicó el vocero de la Marcha Campesina, Jesús Osorio.

Instrucciones a medio camino

El 2 de agosto del año pasado fue el encuentro entre el presidente Nicolás Maduro y la Marcha Campesina Admirable. Para ese entonces encomendó a la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez; al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; y al responsable de la cartera agrícola, Wilmar Castro Soteldo; en darle respuesta a cada una de las peticiones realizadas por los productores agrícolas.

Entre las solicitudes hechas está la relacionada al conflicto de tierras, con 108 casos a nivel nacional que esperan por la regularización de tierras.

Para Nieves Rios, vocera de la Marcha Campesina, el despojo de tierras es el apoderamiento de territorio por el capital, lo que evidencia que, “además de una guerra económica, también hay una guerra social”, además sustentada en el asesinato de campesinos.

En ese sentido, otro punto llevado al presidente de la República fue el relacionado a la justicia por los casos de sicariato. Durante la Revolución Bolivariana más de 300 campesinos han sido asesinados por motivos de tierra y cientos se han tenido que desplazar por amenazas relacionadas a la misma. A esta cifra se suman, desde el encuentro con el primer mandatario hasta el momento, 16 campesinos muertos; de hecho, el mismo día de la cadena presidencial, sicarios mataron a un productor en el estado Barinas.

Otra petición hecha en aquel momento fue la revisión de las instituciones que rigen la política agraria del Gobierno Bolivariano, ya que en muchos casos las mismas se han vuelto inoperantes y en otras la corrupción se ha enquistado, ralentizando los procesos de entregas de tierras o el silencio frente a las solicitudes de los campesinos.

Por último, la Marcha Campesina solicitó la realización de un Congreso Campesino que permitiese organizar y articular las fuerzas políticas de este sector, además de avanzar en el desarrollo de planes de producción y distribución a nivel nacional. Esto con el apoyo logístico y político de la Revolución Bolivariana.

Ninguna de estas solicitudes, a pesar de ser instrucción del presidente de la República, ha tenido una manifestación concreta. Solo la respuesta más reciente del ministro Castro Soteldo, responsable de la política agraria del Gobierno Bolivariano, fue trazar una ruta para ir resolviendo caso por caso, y con los temas conflictivos (casos de tierras que llevan denuncias, están en litigio, etc.) dejarlas de último para ir definiendo una solución entre las partes.

Alba TV