Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Informe preliminar de la comisión de verificación a las veredas El Paraíso y El Triángulo del municipio de Simití, Sur de Bolívar
 

Organización campesina del Magdalena Medio que construye la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra. Premio Nacional de Paz en 2010.

La Asociación Regional de Víctimas de Crímenes de Estado en el Magdalena Medio (Asorvimm), es una organización que hace parte del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, y busca la verdad, la justicia, la reparación integral, así como la no repetición de los crímenes de lesa humanidad que se han presentado en un modelo estatal de “seguridad democrática” o terrorismo de Estado. Asorvim busca fortalecer la organización de las víctimas y dignificar sus nombres, recuperar la memoria y sobre todo rechazar la impunidad.

Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño.

La comisión se llevó a cabo los días 2 y 3 de septiembre a las veredas El Paraíso y El Triángulo del municipio de Simití. En ésta participaron la Asociación Regional de Víctimas de Crímenes de Estado en el Magdalena Medio, la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra y la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antiqueño; Como organizaciones de acompañamiento internacional participaron Brigadas Internacionales de Paz y Equipos Cristianos de Acción por la Paz; también participó un delegado de la Defensoría del Pueblo Regional Magdalena Medio, seccional San Pablo.

Esta tuvo como objetivo principal conocer la crisis humanitaria ocasionada por la erradicación manual, llevada a cabo por la Policía Antinarcóticos y los grupos de erradicadores, quienes operan acompañados por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).
La comisión recorrió la vereda de El Paraíso, en el lugar conocido como Alto Ventana. Allí se encuentran acantonadas más de 700 personas de las veredas Aguas Lindas, La Carolina, El Diamante, El Paraíso, Vallecito y La Virgencita, desde el 18 de agosto, fecha en que se inició la erradicación. La comisión también visitó El Triángulo, lugar intermedio entre las veredas La Humareda y El Paraíso. Allí se encuentran alrededor de 100 personas de las veredas Brisas del Boque, El Tigüí, Humareda Baja y Humareda Media.

En este último sitio, el pasado viernes 28 de septiembre, miembros del Esmad hostigaron y atacaron a los campesinos que se encuentran acantonados, lanzándoles gases lacrimógenos y maltratando a algunos de ellos. Por otro lado, la policía antinarcóticos instaló un campamento frente al caserío, de la misma manera lo hizo las tropas del Batallón Nueva Granada, hecho que representa una infracción al DIH y que pone en inminente peligro a la población campesina.

Las anteriores acciones se han visto acompañadas por señalamientos, como el del pasado 25 de agosto a través de la emisora Tabacurú Estéreo, donde el Coronel José Mauricio Zabala del Batallón Nueva Granda del Ejército Nacional afirmó que las personas que se encontraban en la movilización hacían parte de la guerrilla.

La comisión pudo constatar que:

1. Las comunidades se encuentran en un inminente riesgo de desplazamiento ante los hostigamientos, persecución y constantes señalamientos del Ejército Nacional y la policía antinarcóticos y antidisturbios. Sumado a ello, estas acciones se realizan de manera unilateral, sin contar con las comunidades, desconociendo que la economía de la coca representa el único ingreso económico de gran cantidad de la población campesina.

2. La erradicación manual forzada y a través de aspersión constituye una violación a los derechos humanos, ya que vulnera el derecho al trabajo, a la alimentación, a la permanencia al territorio, y el bienestar de la población, además de poner en riesgo la seguridad física de la población campesina. Por otro lado, representa una acción que afecta el ecosistema y los recursos naturales de la zona.

3. Los señalamientos realizados por el ejército y persecución de la que han sido víctimas algunos líderes, constituye una violación al derecho a la organización y protesta, y ponen en riesgo la seguridad de la población y su líderes.

4. Los gobiernos municipales no han prestado la atención suficiente a las reclamaciones de los pobladores de Simití y San Pablo frente a la erradicación, la presencia de las administraciones municipales se ha dado sólo a través de brigadas médicas, acciones que no representan soluciones radicales para la situación actual.

5. La comunidad está en disposición de realizar una gran movilización a las cabeceras municipales o a la ciudad de Barrancabermeja, en donde se construya un espacio de diálogo con las autoridades nacionales, departamentales y municipales, en el que se puedan llegar a acuerdos y soluciones ante la problemática de los cultivos de uso ilícito y la permanencia en el territorio con garantías.

6. La comunidad acepta el apoyo y acompañamiento de las organizaciones sociales, en particular de la ACVC, para la continuidad de la movilización, así como agradece la visita de la comisión.

Suscriben:

Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra,
Asociación Regional de Víctimas de Crímenes de Estado en el Magdalena Medio,
Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antiqueño

Acompañan:

Brigadas Internacionales de Paz,
Defensoría del Pueblo Regional Magdalena Medio, seccional San Pablo
Equipos Cristianos de Acción por la Paz.