Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Terremoto (M 8.9) y tsunami en la costa oriental del Japón
Joaquín García Sansegundo / Viernes 11 de marzo de 2011
 

Según información del Servicio Geológico de los Estados Unidos - USGS un terremoto de magnitud 8.9 se ha producido frente a la costa oriental de Japón, provocando un número todavía indeterminado de víctimas. El evento principal ha sido sucedido por numerosas réplicas de notable magnitud. Según el Servicio Sismológico Japonés es el peor seísmo desde hace 140 años. Asimismo, el terremoto ha desencadenado un gran tsunami, cuyas sobrecogedoras imágenes se pueden contemplar en casi todas las televisiones del mundo (video).

Nuevamente cabe preguntarse cuál es la causa geológica responsable del terremoto, si bien ya en un artículo anterior, con motivo del terremoto de Okinawa en Febrero de 2010, se explicó la causa que provoca los terremotos en la costa oriental de Japón. En todo caso, haremos una breve reseña, ampliando un poquito el entorno geológico en el que tienen lugar todos estos sismos.

Podríamos comenzar la historia geológica en el Mesozoico, en el momento en el que una alineación de islas (entre las que se encontraba el actual Japón) se desgajaron de la parte oriental del continente de Gondwana (único continente que había en la Tierra a finales del Paleozoico y que agrupaba la totalidad de las actuales masas continentales). La referida alineación de islas representaba una delgada y alargada porción de corteza continental que, al separarse de Gondwana, dio lugar a la formación de una pequeña porción de corteza oceánica, reconocible actualmente en lo que es el Mar del Japón. A la vez que tenía lugar esta expansión continental, por el borde oriental de las islas japonesas se originó una zona de subducción, de forma que el fondo del océano Pacífico se introducía bajo las islas de japonesas por su parte oriental (Fig. 1).

Al producirse esta subducción sobre las islas se comenzaron a instalar volcanes en respuesta a la subducción que estaba teniendo lugar (Ej. Fuji-Yama). Por tanto, actualmente tenemos la Placa del Pacífico subduciendo bajo las islas japonesas que forman parte de la placa Norteamericana (Fig. 2). Esa subducción se articula por una falla cuya liberación de energía elástica provoca terremotos como el registrado hoy. Por último, comentar que dado que el epicentro del sismo tuvo lugar bajo el mar desencadenó un tsunami de proporciones colosales.

Pese a la gran magnitud del terremoto, se puede observar en los videos que circulan por la red (ver videos), que Japón es un ejemplo de cómo debe de construirse para evitar catástrofes sísmicas. En los videos se puede comprobar que“todo se mueve pero casi nada se cae”. El caso del tsunami es otra cosa, pues lo único que se puede hacer es activar la alarma lo más rápido posible para que las personas intenten ponerse a salvo alejándose de la costa o, si no es posible la huida, subiendo a la parte alta de los edificios.

Japón: terremoto y maremoto

Por: Análisis Global

Japón fue impactado por un terremoto muy fuerte, el mismo que está generando un tsunami a lo largo del mayor océano del planeta: el Pacífico.

Desde que los registros sísmicos se fueron estableciendo el cataclismo que se acaba de dar en el mar contiguo a Sandei es el más poderoso que haya sacudido al Japón. Su escala ha sido de 8.9 grados Richter, lo que le convierte en uno de los peores terremotos del último siglo. Este ha sido 8,000 veces más fuerte que el que hace un mes destruyó Christchurch, una de las principales ciudades de Nueva Zelandia.

La potencia del sismo nipón equivale a la de 240 millones de toneladas de TNT. Esta magnitud es mayor que la de los que sacudieron a México 1985 y Perú 2007, cuya explosividad varía alrededor de las 6 millones de toneladas de TNT y también supera, aunque levemente en intensidad, al de Chile 2010. El terremoto más asesino que han tenido las Américas fue el de Haití 2010, el cual, si bien “solo” tuvo una detonación equivalente a 199 toneladas de TNT, pero mató a más de 220 mil caribeños.

Los terremotos más poderosos que se han dado recientemente han sido los de Chile 1960, Alaska 1964 e Indonesia 2004, los cuales tuvieron una potencia similar a la de 260 a 280 millones de toneladas de TNT. El de Alaska mató 131 personas y el de Chile (que tuvo el peor sismo registrado del mundo) tuvo unos 2 mil muertos y 2 millones de damnificados.

No existe una relación directa entre la intensidad del movimiento telúrico y el número de víctimas. Los sismos impactan más cuando más cerca se dan sobre lugares muy poblados y éstos no están preparados para tanta calamidad (como pasó con Haití devastada por la miseria y la inestabilidad).

Lo que genera los grandes sismos son los choques que se dan entre las placas tectónicas de la Tierra. Paradójicamente, muchas grandes urbes se encuentran en zonas donde se dan estos roces, precisamente, por que dichos movimientos son los responsables de crear muchas tierras fértiles.

El maremoto que ha generado el sismo nipón produce olas que viajan a entre 500 y 800 kilómetros por hora, las cuales, al llegar a mares menos profundos disminuyen en velocidad pero crecen en altura.

Las mayores olas que éste ha tenido hasta ahora han sido de 10 metros, las cuales han impactado en las costas contiguas al epicentro. Si bien todas las costas americanas se vienen preparando para posibles estragos los primeros reportes señalan que éstas han medido menos de medio metro en Guam y las Marianas.

Al momento de escribir estas líneas el tsunami ya llegó a Hawái sin producir grandes estragos y aún no ha llegado a las Américas, donde las olas deberían bajar en tamaño y no producir nada parecido al maremoto de 1746 que hundió al Callao, entonces el principal puerto del Pacifico americano.

Son cientos los muertos en Japón, aunque el número de víctimas en ese país es menor al que se hubiese dado en similares condiciones en otras latitudes debido a que esta nación ha invertido más en tecnología e infraestructura antisísmica.