En Lérida (Tolima) , la población entre la espada y la pared

por Semanario Voz
22 de junio de 2005

Los habitantes del municipio de Lérida, al norte del departamento del Tolima, no saben qué hacer ante la presión de los paramilitares y del Ejército.

La comunidad no sabe a quién hacerle caso. El Ejército Nacional, adscrito al batallón Patriota, con sede en el municipio de Honda, acantonado en el corregimiento Las Delicias, autorizó a los campesinos para que corten madera y la comercialicen, pero lo paramilitares han dicho que si escuchan una motosierra, con ella asesinan al aserrador. Los campesinos han sido enfáticos en afirmar que los militares no son prenda de garantía, porque los nexos con los narco-paramilitares son evidentes. Según ellos, el contubernio se extiende también con algunos ganaderos, comerciantes y funcionarios de la Alcaldía.

Por otra parte, los campesinos de la vereda San Antonio del municipio de Lérida, han expresado su preocupación porque los paramilitares cogieron la escuela como cuartel, sometiendo a los casi 70 niños a un inminente riesgo contra su integridad física y sicológica.

Los asesinatos han continuado ininterrumpidamente en la región en la más absoluta impunidad, porque, como siempre, las autoridades se hacen las de la vista gorda. Hace un mes fue asesinado el esposo de la presidenta del concejo municipal de Ambalema en el sitio El Chorrillo, jurisdicción de este municipio. El mismo día, en Venadillo, otro humilde campesino fue brutalmente asesinado.

En Anzoátegui, se ha disparado el hurto, tanto en el poblado como en las veredas. "Encapuchados, llegan amarran a los campesinos o los amenazan con armas de fuego y luego se roban todo", cuentan los campesinos.

La carretera central, en el cruce de Alobayo–Anzoátegui, ha sido escenario de varios atracos, donde los viajeros son despojados de todas sus pertenencias. Lo curioso y lamentable por cierto, es que esto sucede en medio de la más fuerte militarización en la región. Es tanto el robo en este municipio y tanta impunidad, que los campesinos no dudan en responsabilizar a los mismos militares. "Son ellos, de lo contrario, ¿por qué no detienen a nadie y los ladrones se mueven con tanta libertad?", se preguntan los pobladores de la zona.

Lo agrario Derechos humanos Plan Colombia Movimientos sociales Desarrollo regional Opinión Internacional Contáctenos Últimas Noticias Conflicto Medio ambiente ¿Qué es Prensa Rural?